Los niños pueden estar en peligro: medidas para hacer de Internet un lugar seguro

La organización elaboró una nueva edición de su guía de recomendaciones para que los padres y educadores vigilen la seguridad en línea de las niñas y niños.

0
445

Internet puede ser espacio de aprendizaje, creación y relacionamiento para las niñas y niños. Sin embargo, también presenta riesgos para su bienestar y seguridad al convertirse en un entorno de hostigamiento y acoso, o en el que estén expuestos a contenidos violentos, pornográficos, de odio o que persiguen intereses comerciales.

Frente a los desafíos que plantea el mundo virtual, la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) publicó una nueva edición de su Protección de la infancia en línea: Guía para padres y educadores, que aparece en el contexto de la pandemia de Covid-19, cuando existen más infantes conectados para continuar su educación a través de los recursos digitales.

La UIT recomienda a los padres, cuidadores y tutores que se familiaricen con los peligros y oportunidades que los pequeños pueden encontrar en Internet; mantenerse informados sobre las actividades que realizan en línea, el tipo de contenido que comparten, los servicios que usan y las personas con las que se conectan.

También destaca que es importante conocer los mejores sitios web y juegos de aprendizaje para el esparcimiento, los cuales incluyan mecanismos de orientación; mantener un diálogo periódico y honesto según la edad de los niños y jóvenes; asegurar que sepan dónde y cómo conseguir apoyo frente a algún discurso que les haya perturbado; acordar reglas sobre el uso de dispositivos y poner el ejemplo al respecto.

El documento señala que los padres o cuidadores deben definir un horario digital equilibrado, con el objetivo de que los niños puedan sacar el mayor provecho de las actividades en línea, para fomentar su aprendizaje y creatividad. En ese sentido, se pueden emplear herramientas para controlar el tiempo que se dedica a una aplicación o servicio.

Otras medidas que deben tomarse en cuenta es aprender a utilizar las herramientas necesarias para gestionar la tecnología tanto dentro como fuera del hogar: por ejemplo, tomar como guía las edades recomendadas para permitir el acceso de los infantes a ciertos contenidos, juegos o aplicaciones; utilizar controles parentales para filtrar el acceso; e igualmente adaptar las restricciones conforme los niños crezcan.

Además, la UIT sugiere enseñar a los niños y jóvenes a no compartir sus contraseñas con otras personas, y a analizar el tipo de información personal que comparten en las plataformas digitales; evitar amenazar con confiscar los dispositivos, porque así serán menos abiertos a compartir con los padres las preocupaciones que puedan tener; así como buscar los aspectos positivos o maneras de recuperarse en caso de que los pequeños experimenten daños en línea.

Si bien los padres tienen un papel central en la protección de las niñas y niños, la organización resalta que los educadores desempeñan un papel clave para garantizar la seguridad en línea. Las escuelas tienen la oportunidad de transformar la enseñanza y ayudar a los pequeños a aumentar sus exigencias sobre las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

Uno de los elementos que pueden aportar los educadores es promover las habilidades digitales dentro de los planes de estudio; comprobar que las políticas contra el acoso también se extiendan al mundo virtual y abarquen la intimidación a través de los teléfonos móviles e Internet; nombrar un coordinador de la seguridad en línea; revisar que la red escolar esté protegida; utilizar productos de filtrado o supervisión y, en general, que exista una mayor concientización sobre esta problemática.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here