¿Los robots tienen emociones? Ina Schieferdecker responde

357

La irrupción de la Inteligencia Artificial (IA) en nuestro día a día hace más que nunca necesario cuestionarnos sobre los aspectos de regulación e incorporación de dichas tecnologías con una mirada social.

En entrevista con DW, Ina Schieferdecker, directora de Investigación para la Digitalización y la Innovación en el Ministerio Federal de Educación e Investigación de Alemania, señaló que el debate sobre la IA debe incluir perspectivas interdisciplinarias, para que los científicos de diferentes disciplinas puedan enfrentar los desafíos juntos.

Schieferdecker comentó que para abordar el miedo tecnológico, específicamente a la IA, se deben utilizar pruebas científicas, sin dejar de lado las respuestas emocionales al tema. Recordar que la tecnología tiene que ser para el bien común. Pero para que eso funcione, se necesitará un gran esfuerzo por parte de todos.

“Tenemos que asegurarnos de que todos los actores en el campo entiendan los posibles beneficios y riesgos, y qué opciones y responsabilidades tenemos todos. Todos tenemos que pensar conscientemente sobre la IA y tomar medidas, ya sea en ciencias, educación o negocios. Debemos unirnos y crear una IA de estilo europeo”, agregó.

“La tecnología debe ser confiable. Porque así como no todos entendemos cómo funcionan los aviones o cómo los petroleros gigantes flotan en el agua. Entonces, también hemos aprendido a confiar en la tecnología digital, y los fabricantes deben responder a esa confianza”, señaló.

La investigadora también recalcó la importancia de considerar temas de ciberseguridad en la regulación. Además, contemplar un “plan b” en la aplicación de IA si es necesario, contrarrestar las decisiones donde afectan a personas u organizaciones.