Los scooters están conquistando las ciudades: su valor llegará a 12 mil mdd en unos años

Un nuevo informe de Ericsson proyecta que el impacto de los scooters también será ambiental, pues provocará una disminución de emisiones de dióxido de carbono.

221

Los monopatines eléctricos o scooters (por su nombre en inglés) están ganando popularidad en las ciudades alrededor del mundo, como un nuevo modo de transporte para realizar viajes cortos (micromovilidad) mediante vehículos livianos que se pueden alquilar o tomar prestados en autoservicio.

Un estudio de Ericsson, Arthur D. Little, Arkessa y Voi revela que el mercado de la micromovilidad alcanzará un valor de 12 mil millones de dólares para 2027, al crecer un 16 por ciento cada año, gracias al auge de esta opción para desplazarse por las metrópolis de manera rápida y sustentable.

El éxito de los scooters se consolidará gracias a que el modelo comercial de la llamada economía colaborativa, del cual forman parte, está ganando terreno, y al creciente acceso a teléfono inteligentes, aplicaciones móviles avanzadas y los métodos de pago en línea, que permiten acceder a productos y servicios basados en el geoposicionamiento.

Otros factores determinantes son la ubicuidad de la conectividad inalámbrica y la oferta de sensores que pueden incluirse en los scooters; menores costos para los usuarios y, con ello, más accesibilidad; así como la entrada de nuevos actores al mercado para atender las diferentes necesidades de movilidad.

También lee: Moovit de Intel prepara la ampliación de su plataforma multimodal de movilidad urbana

Por estas razones, el informe destaca que los monopatines se convertirán en una alternativa atractiva para cada vez más personas en los centros de las ciudades. Además, resalta que la micromovilidad brindará beneficios no sólo de manera individual, sino para la sociedad en general y el medio ambiente.

Impacto ambiental

Al reemplazar una parte de los viajes en automóvil por los scooters, las emisiones de dióxido de carbono podrían disminuirse hasta en un 61 por ciento y también se reduciría el nivel de congestión del tráfico en las grandes urbes, según las estimaciones de Ericsson, Arthur D. Little, Arkessa y Voi.

También podrían observarse beneficios para la planificación urbana y del transporte. Las empresas de micromovilidad tienen acceso a datos para realizar un seguimiento a los patrones de viajes, lo cual representa información valiosa si se colabora con el sector público en la gestión del transporte y la integración de las diferentes modalidades del mismo.

Para los usuarios individuales, las ventajas van desde viajes más rápidos en pocos minutos, menos estrés, más eficiencia e incluso puede ser una forma de recreación. Sin embargo, con el auge de los scooters también se ha generado tensión en las comunidades y problemas en la disposición del espacio público.

En la Ciudad de México, por ejemplo, algunos grupos de vecinos han estado inconformes con la operación de empresas de monopatines, debido a que se dejaban en desorden por las aceras, impidiendo el paso para los transeúntes.