Los vehículos autónomos no podrán salvar tantas vidas como se creía

898

Fabricantes de automóviles y políticos han sugerido que los vehículos autónomos podrían reducir drásticamente la tasa de mortalidad por choque automovilístico. Sin embargo, esto podría no ser tan cierto como dicen.

Según las cifras, 37 mil 133 personas murieron en accidentes automovilísticos en 2017. Las agencias gubernamentales como la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras y las compañías automotrices atribuyen 94 por ciento de los accidentes graves a errores humanos.

No obstante, la tasa de 94 por ciento se deriva de un estudio del gobierno de 2008 que nunca fue pensado para ser aplicado a vehículos autónomos.

La Sociedad Actuarial de Accidentes ha creado un grupo de trabajo de vehículos automatizados para investigar los riesgos de la tecnología y sus implicaciones para los seguros y la gestión de riesgos.

Encontró que 49 por ciento de los choques contienen al menos un factor limitante que podría desactivar la tecnología del vehículo autónomo o reducir su efectividad.

Los vehículos autónomos pueden presentar diferentes riesgos y sus propios fallos, señalan.

Alrededor de 51 por ciento de los accidentes fatales ocurrieron en caminos rurales, donde la economía y los límites tecnológicos no son compatibles con el despliegue de los vehículos automatizados en el corto plazo.