Los videojuegos oficializan su salto al mundo de los NFT

102

El País-Jorge Morla

Eran dos mundos condenados a entenderse. La última creación de la tecnología blockchainlos NFT (Non-Fungible Tokens, objetos digitales únicos con certificado de autenticidad) y el mundo de los videojuegos eran dos placas tectónicas que iban a colisionar tarde o temprano. Con el anuncio esta tarde de la desarrolladora francesa Ubisoft (responsable de éxitos como Far Cry o Assassin’s Creed) de comercializar sus propios NFT en sus videojuegos, estos dos universos digitales oficializan su matrimonio.

Si bien hasta ahora había habido algún acercamiento desde la escena independiente o desde estudios pequeños (Alien WorldsCryptoBlades Game o Axie Infinity), con este anuncio Ubisoft se convierte en la primera desarrolladora a gran escala (para entendernos, creadora de grandes superproducciones digitales, los conocidos como juegos AAA) que apuesta por la tecnología blockchain y los NFT. A la plataforma en la que los jugadores obtendrán sus NFT (a los que Ubisoft llama digits) y donde subirá sus creaciones, la compañía francesa, que lleva cuatro años investigando qué uso de esta tecnología puede hacer, la ha bautizado como Quartz.MÁS INFORMACIÓNLos sorprendentes usos del ‘blockchain’ más allá de bitcoin3

“Ubisoft Quartz es el primer pilar de nuestra ambiciosa visión de desarrollar un verdadero metaverso”, en palabras de Nicolas Pouard, vicepresidente del laboratorio de innovación de la compañía. La referencia al metaverso no es algo casual, y refleja, un mes después del anuncio del presidente de Facebook, Marck Zuckerberg, que la toma de posiciones en el futuro ecosistema virtual será una prioridad para muchas compañías digitales.

En el caso de este anuncio de Ubisoft, se centra en el juego multijugador Ghost Recon (juego de acción en primera persona), y se trata de vehículos, armas y piezas de equipo que funcionan como objetos coleccionables y que desde hoy empezarán a llegar al mercado. Si los objetos consumibles de este tipo (vehículos o armas, por ejemplo) son algo ya habitual en el modelo de juegos de pago o freemium (juegos con base gratuita y opción de pagar para obtener mejoras), entonces ¿cuál es la diferencia que marcan estos NFT? Pues que, al ser objetos únicos, el jugador no solo puede comprarlos, sino que también puede venderlos o intercambiarlos con otros jugadores, creando así en la práctica un mercado de objetos únicos en el que los jugadores podrán comerciar (e invertir). En los próximos meses, la compañía francesa planea lanzar otros juegos y aplicaciones basadas en NFTs, como las cartas colecciones de fútbol One Shot League, en la práctica, la versión digital de un álbum de cromos de toda la vida.

Según la compañía, uno de sus grandes miedos (uno de los grandes miedos de todo el universo relacionado con las NFT) es la especulación asociada a este mercado paralelo. Para evitarlo, y en conversación vía Zoom, responsables de la compañía aseguran que aplicarán una serie de barreras para asegurarse de que los compradores y usuarios de los digits son “jugadores, y no meros inversores”. Entre estas medidas, además de ser mayor de edad, estará la obligación de llegar a cierto nivel en el juego. La tecnología blockchain de Ubisoft estará basada en la criptomoneda Tezos y la compañía asegura que su objetivo es usar solo tecnologías de bajo consumo energético (el consumo masivo de energía es uno de los grandes problemas que el mercado de las criptomonedas tiene en todo el mundo).

Otra de las grandes compañías del mundo de los videojuegos, EA (responsable de éxitos como FIFA o Star Wars: Battlefront) anunció el mes pasado a sus inversores, aunque sin concretar una acción específica, que los NFT son una parte ineludible del futuro del ocio digital, así que con total seguridad durante el año que viene habrá anuncios similares al que ahora hace Ubisoft. Es el inicio de un camino que da sus primeros pasos y que presenta tantas oportunidades como retos pero que, a buen seguro, muchas compañías acabarán recorriendo más pronto que tarde.