El Economista – Antonio Lorenzo – Rubén Esteller

“Llevar la fibra óptica allá donde no existe y ponerla a disposición de todos los operadores, de manera neutra y con precios muy competitivos”. Eduardo Taulet, presidente de Lyntia (antes conocida como Ufinet), resume con estas palabras la principal misión de una compañía que estos días abre un nueva página en su historia, tras la reciente compra del 57% de la red de fibra óptica de Iberdrola. Este movimiento se perfila decisivo en su futuro. Antes de la adquisición, los ingresos previstos por Lyntia para este año rondaban los 100 millones de euros, con un ebitda de 60 millones. Ahora, tras la compra de 12.500 kilómetros de la red de fibra de la eléctrica, la firma controlada por el fondo Antin elevará la estimación de facturación hasta los 120 millones de euros, con un ebitda cercano a los 80 millones.

En opinión de Taulet, son varios los elementos que deben impulsar el negocio de Lyntia a corto y medio plazo: el desarrollo del 5G y la creciente tendencia del edge computing. De esta forma, la firma luce ahora músculo para competir con Telefónica en el mercado del FTTH (fibra óptica hasta el hogar), aunque limitado a las poblaciones más alejadas de los grandes núcleos de población. “En 2019 acabaremos con una cobertura de FTTH de un millón de hogares para la venta mayorista y nuestra intención es llegar a cubrir los dos millones en 2020 y ponerlos a disposición de terceros, en localidades de entre 3.000 y 5.000 habitantes”, explica Taulet.

Una vez formalizada la compra de los activos de Iberdrola- aún pendiente de la CNMC-, el objetivo de Lyntia consiste en seguir creciendo, tanto orgánica como inorgánicamente, centrándose en el incrementar la capilaridad de la fibra. “Esa estrategia nos ofrece la posibilidad de vender más kilómetros de fibra oscura, comercializar más circuitos que permitirán conectar muchos más sitios del país y llegar a un mayor número de poblaciones con nuestras redes de fibra hasta el hogar “, explica Taulet.

Gracias a este movimiento, el FTTH dejará de ser el negocio casi irrelevante que era hasta la fecha en Lyntia, cuya contribución al ebitda apenas alcanzaba los dos millones de euros. En adelante, sólo la fibra óptica impulsará el ebitda proforma de la compañía hasta los 8 millones de euros a finales de año. “Es un círculo virtuoso, ya que con más redes también se generan más eficiencias y nuevos proyectos para los clientes”, apunta.

En su encuentro con elEconomista, Taulet ha reconocido que existen compañías que “ahora mismo tienen la fibra óptica parada, sin comercializar, por lo que un actor como Lyntia puede poner esas redes a trabajar”, en referencia a infraestructuras como las que atesoran Endesa, Redexis, Enagás o Correos.

El presidente de Lyntia tiene claro que su grupo no se plantea entrar en la compra de estaciones base de telefonía. “Es un mercado muy competitivo, con operadores muy potentes, por lo que no tenemos ninguna necesidad”, indica Taulet. Sin embargo, donde sí se pueden surgir oportunidades es en los denominados micro data centers, especialmente útiles para el edge computing. Se trata de pequeños centros de datos muy próximos a las antenas y los contenidos. “Es un segmento que no ha cubierto nadie y nosotros tenemos todo lo necesario: la fibra y la energía, por lo que puede considerarse una oportunidad a futuro de la que debemos estar muy pendientes”, afirma el alto ejecutivo.

“Van a existir redes compartidas desde el primer minuto, con mucha mayor intensidad”

En su opinión, la tecnología del 5G ofrece muchas oportunidades pero también importantes incógnitas. “Tenemos que encontrar cual es el modelo de explotación y el retorno inversión. Así, sospecho que, por primera vez, van a existir redes compartidas desde el primer minuto, con mucha mayor intensidad que con las anteriores olas. Y ahí estamos nosotros, para poner a disposición de todo el mundo nuestras redes. Cualquiera que quiera venir aquí y le daremos servicio de manera neutra, con acceso a toda la red, sin restricciones y a un precio muy competitivo e igual para todos”. De forma aproximada, los precios regulados de Telefónica rondan los 17 euros por accesos, frente a los 12 de Lyntia, incluida la transmisión, “lo que supone un ahorro importante para nuestros clientes”, recalca Taulet.

El presidente de Lyntia considera que el mercado de telecomunicaciones será cada vez más colaborativo, ya que nadie tiene todas las piezas del puzzle. “Los ciclos de inversión se acortan, los retornos cada vez son más largos y el endeudamiento de los operadores aconseja la prudencia”. En este entorno, “el mercado percibe la diferencia de valoración entre un operador de infraestructura que mutualiza sus redes y las pone a disposición de una manera neutral a los clientes operadores y utilities, con multiplicadores de 17 y 20 veces, frente a las 6 a 8 veces de los operadores tradicionales”, concluye.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here