Marcos normativos no promueven inclusión digital financiera: ONU

1
724

Los cambios rápidos en las tecnologías nuevas y emergentes tienen un gran potencial para apoyar el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), pero al mismo tiempo las brechas continúan entre los países, incluso en el acceso a servicios digitales, y existen riesgos de que las desigualdades existentes se exacerben, indicó la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

En su Informe de Financiamiento para el Desarrollo Sostenible 2019 (FSDR, por sus siglas en inglés), la ONU señaló que los marcos normativos a nivel nacional e internacional no han seguido el ritmo de los cambios en las nuevas tecnologías.

Los avances en el acceso a Internet móvil, la criptografía y la computación distribuida han dado lugar a innovaciones financieras (fintech) que han fomentado la inclusión financiera. Sin embargo, la ONU apunta que los avances también traen nuevos riesgos y desafíos para los mercados financieros, por lo cual la regulación debe abordar estos riesgos sin sofocar la innovación financiera.

Fintech

Más de 500 millones de personas abrieron una cuenta y obtuvieron acceso a servicios financieros entre 2014 y 2017, en gran parte debido al crecimiento de fintech.

En el África subsahariana, 21 por ciento de los adultos ahora tiene una cuenta de dinero móvil.

En la India, la emisión de tarjetas de identificación biométrica contribuyó al rápido crecimiento de la propiedad de la cuenta.

Los servicios financieros digitales inclusivos ayudaron a sacar a aproximadamente un millón de personas de la pobreza extrema entre 2008 y 2014 en Kenia, con un impacto particularmente fuerte en los hogares encabezados por mujeres

Sin embargo, el informe apuntó que las deficiencias regulatorias contribuyen, por ejemplo, a las enormes discrepancias en la proporción de adultos con cuentas de dinero móvil en los mercados en desarrollo de todo el mundo.

Recomendado: Inversión global de Fintech rompió récord con más de 111.8 mil mdd en 2018

Brecha

La ONU descubrió que aunque el dinero móvil y la tecnología financiera habían producido grandes resultados en algunos países africanos y asiáticos, el éxito estaba lejos de ser consistente en todo el mundo. Señaló específicamente los bajos niveles de captación en América Latina y el Caribe.

Según el informe, los 1.7 mil millones de adultos en el mundo que no tienen acceso a servicios financieros, alrededor de 1.1 mil millones de ellos tienen un teléfono móvil.

La ONU destaca que los teléfonos móviles podrían continuar fortaleciendo la inclusión financiera, siempre que se realicen las inversiones complementarias y las políticas necesarias.

La organización dijo que la tecnología financiera en conjunto seguía siendo una “industria naciente en América Latina y el Caribe”, con el mayor impacto concentrado en Brasil y México. También notó que hubo algún progreso en Argentina, Chile y Colombia.

Incluso en África, la proporción de adultos con cuentas de dinero móvil varía ampliamente entre países. “Hasta cierto punto, esto apunta a la continua brecha digital entre los países y dentro de ellos. A menudo refleja deficiencias en los entornos regulatorios”, señala el documento.

Para mejorar el acceso, es importante identificar restricciones vinculantes, ya sean capacidades de absorción y la brecha de habilidades digitales, falta de

incentivos económicos, factores sociales y culturales o cuestiones relacionadas con los derechos de propiedad intelectual (DPI), afirma la ONU.

1 COMMENT

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here