Para mejorar la conectividad en América Latina, desde la política pública debe haber una preocupación “por llegar a los desconectados, a las zonas desatendidas, y tratar de hacerlo de una manera sostenible; es decir, que esas comunidades no dependan del subsidio circunstancial del Estado”, sino que los servicios como Internet se integren “a las actividades productivas de la comunidad”, a fin de que ésta pueda sostenerlos por sí misma.

Así lo expresó Sergio Scarabino, representante de Área para América del Sur de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), durante su participación en un foro del congreso Andicom 2020 Live!, llevado a cabo esta vez de manera virtual.

Scarabino explicó que es importante que los gobiernos instalen “el tema del desarrollo de las TIC en el más alto nivel” de la agenda; integren a los sectores verticales alrededor de las tecnologías digitales para un despliegue efectivo; generen un entorno regulatorio habilitante; al igual que consideren alternativas para cerrar la brecha digital, como asociaciones público-privadas o redes comunitarias.

Los ponentes del conversatorio “Tecnología y post pandemia. ¿Cómo avanza Latinoamérica?” coincidieron en que, durante la crisis generada por Covid-19, las tecnologías cobran una importancia estratégica para el desarrollo económico y social de los países.

“Pudimos alcanzar quizás la primera milla de la digitalización” ante la contingencia; sin embargo, “tenemos que nivelar la cancha digital” e impulsar una mayor apropiación de las herramientas tecnológicas, señaló Fernando Vargas, especialista en Competitividad, Tecnología e Innovación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Vargas dijo que, con miras a empujar el crecimiento económico, es necesario mejorar los niveles de velocidad de la banda ancha en la región y la asequibilidad de los servicios; de otra manera, “nos estamos poniendo un freno de mano en la recuperación” post Covid-19.

El experto del BID resaltó que la reconfiguración posterior a la crisis exigirá generar mecanismos para incorporar a las tecnologías en los procesos productivos; ser creativos al buscar formas de proveer asistencia técnica a las empresas; impulsar el desarrollo de talento digital; innovar la política pública digital y la regulación inteligente para adoptar nuevos modelos de negocio y de servicio; así como encontrar nuevas formas de financiamiento.

Oscar León, secretario Ejecutivo de la Comisión Interamericana de Telecomunicaciones (Citel) de la Organización de los Estados Americanos, puntualizó que las decisiones de mejora de política pública y regulación digital deben mirar a futuro, y no sólo ser temporales. También comentó que las medidas en estas materias tienen que regirse por la flexibilidad y realizarse de manera coordinada con la industria.

Además, la pandemia debe llevar al gobierno a entender que es necesario quitar cargas regulatorias y fiscales “excesivas” en el sector de las telecomunicaciones, las cuales dificultan expandir el despliegue de infraestructura, el acceso a servicios esenciales como Internet, y al final se transfieren al usuario, dijo el Presidente de la Asociación de la Industria Móvil de Colombia (Asomóvil), Samuel Hoyos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here