Maxcom pierde línea de crédito por 200 millones de pesos ante reclamos del SAT y efectos del coronavirus

0
298

El Economista Nicolás Lucas

Maxcom Telecomunicaciones perdió una línea de crédito valorada en 200 millones de pesos que utilizaría en el despliegue de nuevas redes y productos de valor agregado para crecer su base de aproximadamente 26,000 clientes totales y para fortalecer también sus estados financieros, luego de un desembolso realizado en enero de 2020 por el refrendo de concesiones nacionales de espectro en las bandas de 15 y 23 GHz.

Las posibilidades de Maxcom para obtener esa línea de crédito se esfumaron hace unas semanas después de que el Sistema de Administración Tributaria (SAT) requiriera a la compañía el cumplimiento de un pago de impuestos por ISR e IVA correspondiente al ejercicio de 2015 por un valor de 631 millones de pesos, pero que Maxcom asegura haber liquidado en su oportunidad.

La incertidumbre generada desde el arranque del 2020 por la aparición del coronavirus Covid-19 acrecentó las complicaciones del prestador de servicios residenciales y de capacidad para empresas y gobiernos en la obtención de ese crédito y contribuyó a que el primer trimestre del 2020 no fuera tan alentador para la empresa en cuanto su generación de ingresos y en el nivel de tráfico que cursó sobre sus redes de telecomunicaciones.

Esto, porque por los efectos de la pandemia las empresas de call center que le tienen contratado servicios para sus propias operaciones disminuyeron su demanda de capacidad de red en el trimestre, en tanto que el gobierno federal terminó un contrato con Maxcom que tenía que ver con el programa “México Conectado”.

Y sumado a todo ello, Maxcom enfrentó obstáculos para conseguir licencias de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) relacionas con el mantenimiento de sus redes de fibra óptica cuyos insumos esenciales están en la llamada fibra oscura  de CFE, con la que Maxcom entabló un juicio civil desde 2019 ante la negativa de esa entidad de renovar los contratos de arrendamientos de tramos de red en la ruta de 476 kilómetros que va de Puebla a Poza Rica.

“Entre los efectos negativos de mayor impacto que el oficio de liquidación del SAT ha tenido para la compañía, se encuentra la suspensión del proceso para la obtención de una línea de crédito por 200 millones de pesos, que sería destinado para reponer el efectivo utilizado en el pago de la renovación de nuestras frecuencias sobre las bandas de 15 y 23 GHz que se realizó el 9 de enero. Si bien no teníamos autorizado dicho crédito, ya teníamos muy avanzadas las negociaciones y en estatus de aprobación cuando hicimos público el oficio de liquidación por parte del SAT, mismo que provocó la interrupción del proceso hasta no tener un panorama de mayor certidumbre jurídica”, informó Maxcom.

La operadora aseguró contar con las pruebas documentales que demuestran el cumplimiento a tiempo de sus obligaciones fiscales y que combatirá el requerimiento del SAT al que considera improcedente.

El nuevo escenario obligó a Maxcom en el trimestre a buscar una recalendarización sus pagos de deuda por 150 millones de pesos para el 2021. La empresa ingresó un total de 245 millones de pesos en el primer trimestre de 2020 y dirigió 219 millones de pesos a capex.

Maxcom Telecomunicaciones había invertido 200 millones de pesos en conseguir la renovación por 20 años más de siete bloques nacionales de espectro en las bandas de 15 GHz y 23 GHz, que originalmente le fueron concesionados en 1998.

Las frecuencias corresponden a dos bloques nacionales de 56 Megahertz en la banda de 15 GHz; tres bloques más de 56 Megahertz en la banda de 23 GHz y a dos bloques de 100 Megahertz en la misma banda de 23 Gigahercios.

La inversión representó el equivalente del 13.62% de los ingresos totales de Maxcom para todo su ejercicio de 2019, de aproximadamente 1,468 millones de pesos; y equivalente también al 57.5% de sus ingresos generales del cuarto trimestre de ese año, de 348 millones de pesos, de ahí el planteamiento de buscar una línea de crédito con instituciones financieras.

Las concesiones, válidas hasta el 4 de junio del año 2038, autorizaban en un principio a Maxcom una explotación de las frecuencias por microondas punto a punto y una vez que los títulos queden formalmente inscritos en el Registro Público de Concesiones del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) se conocerá si también podrán ser utilizadas para algún tipo de servicio adicional que Maxcom despliegue en el futuro, ante la política pública del regulador mexicano que empuja el aprovechamiento al máximo de las señales radioeléctricas en el país, por ejemplo en 5G y ante la naturaleza técnica de estas bandas para este tipo de nueva tecnología.

La inversión de Maxcom en esta renovación de señales también será un referente para la industria en su conjunto de cara a próximas compras y refrendos de concesiones de espectro en bandas medias (3.5 GHz) y bandas altas (24 GHz).

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here