En los últimos cinco años, los servicios públicos de radiodifusión (PSB, por sus siglas en inglés) del Reino Unido, como la BBC, ITV, STV, Canal 4, Canal 5 y S4C, han aumentado su variedad y creación de contenido original, en busca de retener a sus audiencias que cada vez modifican más sus hábitos de consumo visual.

De acuerdo con la revisión quinquenal que Ofcom acaba de publicar, los medios públicos se han esforzado en seguir innovando e incluso se han sumado a las ofertas de servicios en línea y bajo demanda para tratar de satisfacer las expectativas de la audiencia, sobre todo de los jóvenes de entre 16 a 24 años de edad, que prefieren las suscripciones a plataformas como Netflix.

Sin embargo, “mantener el nivel y la gama actual de programas es un desafío”, advierte el estudio, pues los canales públicos ya no son la única fuente preferida para ‘informar, educar y entretener’. Las personas están disminuyendo el tiempo que dedican a visualizar transmisiones en vivo; a la vez, optan por los servicios de video bajo demanda que les permiten elegir cuándo mirar algún contenido.

Los servicios públicos de radiodifusión se encuentran en “una coyuntura crucial”, dado que la competencia con proveedores de contenido global como Netflix y Amazon Prime se ha incrementado en el último lustro. Mientras estas grandes firmas tienen más recursos para generar programas que atraigan a la audiencia británica, la BBC reduce sus ingresos por licencias alrededor de 4 por ciento cada año y las ganancias publicitarias de los PSB descienden a una tasa anual de 3.8 por ciento.

En ese sentido, el análisis de Ofcom señala que la transmisión pública en el Reino Unido tiene que reinventarse para la próxima década y más allá, en cuanto a la programación que ofrece, los mecanismos para llegar a los usuarios, las fuentes de financiamiento, así como la regulación y política pública dirigida al sector de la ‘economía creativa’.

Pese a los retos que plantea un consumo cada vez más ‘digital’, el organismo británico considera que los propósitos de los PSB siguen siendo relevantes para el público y son vitales para impulsar la industria mediática nacional. En promedio, una persona mira al día más de tres horas de TV en vivo y más de la mitad de ese tiempo corresponde a los canales públicos.

Todavía en la actualidad, en medio del auge del streaming, la televisión es “la mejor manera de llegar a grandes audiencias”, destaca Ofcom, y los medios públicos desempeñan un papel clave para la comprensión del mundo y de la cultura, pero necesitan encontrar el camino para atraer a los más jóvenes. Según el regulador, es más probable que una persona de entre 16 a 35 años vea un programa de la BBC en Netflix que en la plataforma iPlayer de la propia televisora.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here