El mercado global de videovigilancia mantendrá un crecimiento a una tasa anual compuesta de 14.2 por ciento durante 2018 a 2025, al ascender de 28 mil 184 millones de dólares en 2017 a 87 mil 361 dentro de seis años, de acuerdo con un reciente informe de Allied Market Research.

La fabricación de sistemas de video para la seguridad se ha visto impulsada por la demanda del sector gubernamental y otros nichos estratégicos, lo cual ha propiciado la transición de lo analógico hacia los sistemas IP, a fin de garantizar un nivel más alto de eficiencia.

Un circuito cerrado de televisión (CCTV) con cámaras IP ofrece más ventajas cuando se trata de misiones críticas se seguridad.

La tecnología IP permite la transferencia de una mayor cantidad de información a través de la red, por ello se utiliza en espacios grandes, como tiendas departamentales, cadenas de alimentos, fábricas, así como lugares públicos o entidades de gobierno.

Gracias a estrategias de lanzamiento, desarrollo de nuevos productos, así como asociaciones de colaboración y expansión comercial, los líderes en la industria son HKvision, Bosch Security System, Honeywell Security Group, Dahua Technology, FLIR, Panasonic, Avigilon, Axis Communication, Infinova y PELCO.

El aumento de aplicaciones de seguridad, como la videovigilancia, se debe a que casi cualquier entorno necesita estar protegido, indica el estudio.

Gobiernos, empresas, instituciones financieras y organizaciones de salud requieren un nivel alto de seguridad y medidas adecuadas de monitoreo. Esto, aunado a la innovación tecnológica con la Internet de las Cosas o la Inteligencia Artificial, por ejemplo, que promueve las ventas de los sistemas.

Sin embargo, la empresa investigadora advierte que el alto costo de inversión en las tecnologías de almacenamiento y la falta de experiencia en el manejo profesional de las cámaras IP son obstáculos que aún no se han superado y pueden detener el desarrollo del mercado.

China es un ejemplo de cómo se aplica la tecnología más actual en la seguridad. Ahí se utilizan cámaras de velocidad habilitadas con IA para detectar los automóviles que van muy rápido, lo cual es parte del programa de anticorrupción “Sky Net”, que tiene como objetivo localizar a los fugitivos y crear una base de datos de reconocimiento de personas.

Otro factor que puede impulsar el desarrollo de la videovigilancia es la emergencia de ciudades inteligentes, señala Allied Market Research. Este entorno urbano, con una fuerte aplicación de tecnología, requiere control y monitoreo de tráfico para gestionar la movilidad, lo cual puede ser detectado a través de  cámaras de video.

1 COMMENT

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here