Mercedes muestra un concepto de interfaz que lee la mente del conductor para activar ciertas funciones

El fabricante ha mostrado un prototipo de esta tecnología en el IAA Mobility Show de Munich

119

Gizmodo-Carlos Zahumenszky

Ahora mismo, para ajustar el climatizador de tu automóvil primero tienes que recordar dónde está el mando correspondiente, para a continuación, buscarlo con la mirada en el salpicadero y desviar una mano para ajustarlo. Mercedes quiere que, en el futuro, sea suficiente con que pienses en ello.

No, no es ninguna broma ni es solo una idea que Mercedes tiene en la cabeza. El fabricante automotriz ha presentado un prototipo de esta tecnología en la feria IAA Mobility Show que se celebra estos días en Munich. Se trata de una función realmente futurista de su plataforma conceptual Vision AVTR. De momento el sistema requiere que el conductor lleve una extravagante diadema con sensores en la cabeza, pero es solo cuestión de tiempo que Mercedes encuentre otra manera menos invasiva de leer nuestras ondas cerebrales.

Ahora mismo el sistema funciona con una combinación de sensores que detectan hacia qué parte del salpicadero estamos mirando, y sensores que detectan nuestras ondas cerebrales. La plataforma requiere de cierto aprendizaje para adaptarse a cada usuario. Cuando este aprendizaje termina, el coche es capaz de detectar cuando estamos mirando hacia un símbolo concreto de la consola de mandos y a la vez estamos pensando en ajustar una función determinada. Entonces modifica la información en pantalla para facilitar el acceso del conductor a esa función o la activa directamente.

El truco no es ni mucho menos el único as en la manga del Mercedes-Benz Vision AVTR. El vehículo conceptual, inspirado en las películas de Avatar, tiene ruedas que le permiten desplazarse de lado, identifica al conductor por su patrón de respiración y es capaz de mostrar información del entorno como los niveles de radiación electromagnética o ultravioleta.

Eso por no mencionar que su habitáculo no tiene volante alguno (se controla posando la mano sobre una consola que hay en el lugar donde debería estar la palanca de cambios) y tiene todo el aspecto de una nave espacial y más luces RGB que un teclado gamer. Por supuesto, es completamente eléctrico, y tiene 33 microalerones móviles que parecen las escamas de algún animal y que se mueven automáticamente para maximizar la aerodinámica y la eficiencia energética.


El vídeo sobre estas líneas sirvió de introducción a la plataforma AVTR durante su presentación en 2020, mientras que en su página web hacen un sugerente repaso a algunas de sus tecnologías. A juzgar por sus funciones, tendremos suerte si lo vemos en la carretera algún día de los próximos 20 años. [Mercedes-Benz vía Mashable]