Meta cambia su cultura interna abierta por el secretismo para evitar más filtraciones

La difusión de los Facebook Papers ha provocado un fuerte cambio interno en el manejo de información de Meta con sus empleados.

191

Meta, la compañía madre de Facebook, Instagram, WhatsApp y Oculus, está cambiando su postura de apertura con sus empleados, imponiendo nuevas medidas de control para impedir las filtraciones de documentos que no han sido escritos para compartirse públicamente.

Según informa The Verge, en octubre la compañía lanzó un nuevo sistema para frustrar las filtraciones, bautizado como “Umbrella”, diseñado para el área de Integridad de Facebook, casualmente la misma sección en donde trabajaba la denunciante Frances Haugen.

Umbrella no es más que un sistema de lista que incluye a aproximadamente seis mil empleados tanto de Integridad como de otros departamentos relacionados. Los que están incluidos en esta lista son los únicos con la aprobación para acceder a los grupos privados de la organización en Workplace, la plataforma de colaboración interna para empleados.

Otros empleados que necesiten acceder a información de un grupo de Integridad por algún motivo específico pueden solicitarlo a través de un formulario.

Meta ahora es demasiado grande como para ser abierto

Desde sus inicios, Mark Zuckerberg y los principales directivos de Facebook instauraron una filosofía de compartir información sensible con todos sus empleados.

No obstante, esto está cambiando dado el creciente escrutinio contra el gigante de las redes sociales. Ahora, Meta se une al estándar de las tecnológicas de Silicon Valley, como Apple, que predican una cultura de alto secreto.

Hay que tener en cuenta que el tamaño de la plantilla de empleados de Meta es mucho más grande que en sus primeros años. Actualmente, trabajan más de 68 mil personas a tiempo completo, frente a los 17 mil empleados que tenía la organización a finales de 2016.

En este contexto, tiene sentido que la empresa se plantee la creación de grupos de trabajo más cerrados y el acceso restringido a información que no quieren que sea divulgada.

El actual jefe de Tecnología de la compañía, Andrew Bosworth, ha dejado en claro en un comunicado interno que a pesar de que lamenta que algunas personas no tengan acceso a información que puede ayudar a mejorar su trabajo, reconoce que la escala e importancia de Meta es tal que requiere un “esfuerzo asimétrico para administrar la información con mayor cuidado”.