México | Aire Libre, el exitoso benjamín de la radio que lucha por seguir ante su cobertura limitada en CDMX

173

El Economista Nicolás Lucas

Aire Libre 105.3 FM llegó al cuadrante de la radio capitalina en la misma tanda de nuevas estaciones que trajo consigo a El Heraldo, La Mejor y La Octava, entre otras marcas que llegaron y siguen llegando a la AM/FM de la Ciudad de México desde el año 2018, sea por compraventa de frecuencias, renovación de contenidos o por migración técnica de una a otra banda, que a su vez es resultado de una política regulatoria. 

Pero a diferencia de todos esos conceptos, la estación Aire Libre no repitió fórmulas desgastadas en transmisión de noticieros o música grabada; tampoco robó talento humano a la competencia, ni llega hasta Pachuca, Puebla o Toluca como aquellas y menos todavía está respaldada por un grupo radiofónico de alcance nacional. 

Lo que sí tiene Aire Libre es una cobertura y una potencia de transmisión muy acotadas, dos factores técnicos que complican su permanencia en la radio de la capital, a pesar de aparecer en los primeros veinte lugares de popularidad de 69 estaciones que existen a nivel de radio general en CDMX y de estar mucho más arriba cuando las mediciones se enfocan en ciertos nichos de población, edad, horario o poder de consumo.

Aire Libre es la sexta estación de radio capitalina más escuchada en los segmentos A/B de población y con edades de entre 25 a 34 y de 35 a 44 años de edad, según mediciones de la casa INRA para septiembre del 2021. Esto es un hito para una emisora de radio que oficialmente prendió su antena el 1 de diciembre del 2018 para radiar sobre 24 kilómetros del Valle de México y con 2000 watts de potencia primero, aunque hoy radia a 3000 watts.

También hay que decir que sobre la frecuencia de la XHINFO-FM 105.3 MHz todavía planea un fantasma y tiene que ver con aquellos dichos respecto a quién pertenece realmente la concesión de espectro de esta señal radiofónica —el regulador IFT ha investigado este asunto en particular para aclarar cualquier rumor— y qué tan cierto es que el dueño de la concesionaria formalmente asentada en los títulos de concesión de la frecuencia y que están avalados por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), el empresario Eduardo Henkel, está hoy o no enfrentado con las personas que en la práctica hacen el día a día de la estación. 

Lo que es comprobable y medible son los datos de rating de Aire Libre; y también es demostrable que la estación salió del aire en los primeros días octubre por problemas técnicos y humanos en su antena de transmisión.

La concesionaria de la frecuencia desde la que se transmite sus contenidos el concepto “Aire Libre” es la razón social XEFAJ, S.A. de C.V. Esta empresa tiene autorizado enviar ondas al aire desde la Magdalena Atlazolpa, en la alcaldía de Iztapalapa de la Ciudad de México. 

Desde esa ubicación, la señal se radiodifunde a prácticamente todo el territorio de la Ciudad de México. La señal halla dificultades para recibirse en las zonas serranas de las alcaldías Gustavo A. Madera, Álvaro Obregón, Tlalpan y Milpa Alta; y también allí, en algunas zonas ampliamente pobladas donde la densidad de señales es mayor, su potencia es igualmente opacada.

Estos escollos técnicos han complicado desde hace tres años que los contenidos de Aire Libre puedan oírse, incluso en importantes zonas de mercado por su volumen de escuchas y poder adquisitivo, como pueden ser las alcaldías de Miguel Hidalgo, Gustavo A. Madero, Coyoacán y Azcapotzalco. 

Si bien los problemas son técnicos, éstos afectan los derechos de las audiencias y, quizá, pudieran ser un asunto a resolver por el IFT en los criterios de competencia económica y libre concurrencia en la radio capitalina, por el hecho de que una nueva estación de carácter comercial, que vino a presionar el mercado radiofónico local con su presencia, no puede hacer más ante la potencia y cobertura limitadas que tiene autorizadas, además de que también resulta difícil vender su atractivo a los posibles anunciantes por ese alcance acotado.

“Estaría bien tener más potencia, eso estaría excelente”, dijo José Álvarez, encargado de la barra programática de Aire Libre y uno de los creadores del legendario Radioactivo 98.5 FM.

“Entre la pandemia, sus propios procesos y la recuperación económica, el IFT tiene mil asuntos que atender para revisar después lo nuestro. La petición está hecha; es cosa de que la autorización nos la den. Estamos en eso. Que nos la deberían dar, claro; que deberían fomentar la competencia así, por supuesto. Que deberían así fomentar la calidad, también. Estaría muy bien que voltearan ya a vernos y nos aumentaran la potencia, si eso significa fomentar la competencia, el acceso a la información, la cultura y el entretenimiento, porque todo eso es lo que necesita esta ciudad”, dijo José Álvarez.

El Instituto Federal de Telecomunicaciones ha argumentado desde meses atrás que resulta complicado modificar los parámetros de transmisión de Aire Libre, al ser esta una estación Clase “A” en transmisión de radio FM. Reescribir esos criterios, posiblemente significaría producir interferencias a otros concesionarios de radio.  

Pero también es cierto que el Instituto Federal de Telecomunicaciones recién autorizó la ampliación de potencia a Radio Educación 96.5 FM, un medio público dependiente de la Secretaría de Cultura. 

Aire Libre, en lo que se le autoriza o se le niega colocar su antena en el Cerro del Chiquihuite y llegar más lejos con su alcance, intenta reforzar su cobertura en zonas donde se generan las complicaciones técnicas, con una suerte de “repetidoras”.

“La estación parece estar en un círculo vicioso, donde le convendría mejorar su cobertura y potencia (…) Si no puede resolver sus problemas técnicos, no puede generar confianza sobre su capacidades económicas”, planteó Jorge Bravo, presidente de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi).

La emisora ya se ha hecho de un público entre los radioescuchas de la capital. De acuerdo con la casa INRA, la estación Aire Libre 105.3 FM tuvo un share promedio de 1.88% para los meses de julio, agosto y septiembre, a nivel de radio general. La cifra y ese criterio de medición ponen a Aire Libre todavía muy lejos de Radio Fórmula, la Ke-Buena, La Z, Stereo Joya o Mix FM, emisoras entre las más escuchadas de la capital. 

En el mismo criterio de medición, INRA desvela la sorpresa de que Aire Libre logró un share mayor el promedio julio-septiembre, de 1.88%, al conseguido por el combinado Universal Stereo-La Octava, de 1.63% para el mismo periodo; y está a unas pocas décimas de alcanzar a El Heraldo Radio. A nivel general de radio AM/FM de la Ciudad de México, la emisora Aire Libre consigue una mayor audiencia que otras 42 estaciones pertenecientes a distintos grupos radiofónicos.

Cada día de julio a septiembre de 2021, al menos 245,800 personas en el Valle de México escucharon por al menos 15 minutos a Aire Libre.