México | Autónomos frente a 4T; IFT cambia estatutos

92

Excélsior José Yuste

Como es casi seguro que el gobierno de la 4T quiera desaparecer los órganos autónomos, como son la Comisión Federal de Competencia Económica y el Instituto Federal de Telecomunicaciones, esto podría suceder por la vía de dejarlos sin comisionados, ahora es el Instituto Federal de Telecomunicaciones el preocupado. El instituto prepara el terreno por si, a la salida de su presidente, Adolfo Cuevas, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, decidiera no sustituirlo.

Ahí habría problemas verdaderamente serios. El pleno del Instituto Federal de Telecomunicaciones está compuesto por siete comisionados. Las dos plazas vacantes han sido para proponer mujeres y tener mayor equidad, pero no han sido aprobadas por el Senado.

Y si Adolfo Cuevas sale, entonces el pleno, sin tres integrantes sesionaría sólo con cuatro de siete miembros. Y sólo con cuatro comisionados (as) habrá temas que no pueda solventar, particularmente los de competencia.

Actualmente, el artículo 7 del Estatuto Orgánico del Instituto Federal de Telecomunicaciones permite que el pleno funcione con cuatro comisionados.

El problema vendrá en marzo, si sólo son cuatro comisionados y un comisionado falta por causa justificada, entonces ya no se podría sesionar.

Por eso el instituto busca cambiar el Estatuto Orgánico.

Aun con esta enmienda al Estatuto Orgánico, el daño estaría hecho. Con sólo cuatro comisionados los temas de competencia no podrían revisarse por falta de quórum (la Ley Federal de Competencia Económica exige cinco comisionados, por lo menos).

Desde la salida de Gabriel Contreras, el presidente López Obrador no ha resuelto el tema de las vacantes. Después salió el comisionado Mario Fromow. Hubo un intento, pero las dos propuestas no eran solventes para el Senado. Y ahora en marzo, cuando salga Adolfo Cuevas, el pleno del Instituto Federal de Telecomunicaciones se quedará sólo con cuatro de sus siete comisionados (estos serían Javier Juárez, Arturo Robles, Sóstenes Díaz y Ramiro Camacho).

Si fuera el caso de no reemplazar tres asientos vacíos en el pleno del Instituto Federal de Telecomunicaciones, la 4T estaría cometiendo un error estratégico. El instituto ha ayudado a destrabar procesos judiciales y decisiones técnicas que estaban contaminadas por intereses políticos.

El sector de telecomunicaciones y radiodifusión es de los que más crece en el país, en telefonía, internet, televisión y radio.