México | Avance, retroceso o épica literaria

115

Reforma Jorge F. Negrete P.

85,988 comunidades ya cuentan con conexión a Internet. El año próximo serán 122,000 y el 2023 la red cubrirá todo el territorio nacional”. Esto señaló el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. Al mismo tiempo, se conoció que Altán Redes, la empresa en concurso mercantil que reducirá la brecha digital en nuestro país, obtuvo un crédito de 50 millones de dólares para restructurar pasivos y expandir su infraestructura. Hace un par de semanas se presentó desde la oficina de la Coordinación de la Estrategia Digital Nacional el documento llamado igual, Estrategia Digital Nacional, y se publicó en el Diario Oficial de la Federación un acuerdo que adiciona el Estatuto Orgánico de Telecomunicaciones de México.

Una primera lectura indica que se comienza a mover el aparato público, ¿será?

Altán Redes y la banda de 700 MHz. Esta banda desde hace 10 años fue identificada como un recurso público para abatir la brecha de acceso a la conectividad de los países. Es la esperanza para cerrar la brecha digital entre los países más pobres. En el caso de México, el gobierno inventó una figura exótica llamada Red Compartida. Un modelo de negocio que no ha encontrado éxito en ninguna parte del mundo. Un grupo de políticos experimentó con este recurso y ahora la empresa titular de este proyecto, Altán Redes, enfrenta un momento penoso, está en concurso mercantil. No será ni pronto, ni fácil que esta empresa encuentre solvencia financiera, menos que cierre la brecha digital.

Chile tiene la red 4G más grande de América Latina con una cobertura de más de 92% de su territorio. ¿Su secreto?: el uso de la misma banda de 700 MHz, sin ninguna empresa pública o red compartida y los precios de espectro más bajos. Colombia licitó esta banda y es el país que despliega más radiobases en América Latina.

Tan grande es la presión por desplegar infraestructura en Colombia, que Movistar adquirió la operación móvil de DirecTV. Hoy queda documentado el uso eficiente de esta frecuencia y su capacidad para abatir la brecha digital. Soy pesimista en el futuro de la Red Compartida de México y sus beneficios. Ojalá me equivoque.

Estrategia Digital Nacional. Hay que señalar su profunda convicción de atacar la corrupción, buscar la neutralidad tecnológica, el uso de TIC en la mejora de la actividad de la Administración Pública Federal y conectar a los pobres, pero se deben destacar las ausencias, como la hoja de ruta 5G, la industria 4.0, una política nacional de nube, de transformación digital, las verticales de salud, educación, inclusión financiera pero, sobre todo, lo que negoció este gobierno en el T-MEC: el comercio digital.

Telecomm de México. Quiere un inventario de infraestructura pasiva: fibra óptica, ductos, cables y sus componentes de autoridades federales y locales. Pretende integrar y “hacer una robusta Red Troncal” con la finalidad de “proporcionar, recibir señal y conectividad, incluyendo los servicios de última milla”. Un proyecto mayúsculo de coordinación.

La abogada de Harvard, Susan Crawford, en su reciente clásico Fibra, señala que el éxito de Corea del Sur no fue el despliegue masivo de fibra, sino llevarla a la última milla, a la casa, empresas y gobierno. ¿Esto quiere la Red Troncal? Es un proyecto multimillonario.

El presidente Biden señaló que conectará a 25 millones de estadounidenses e invertirá 100 mil millones de dólares. El Presidente de México no señala cuántos conectados nuevos hay, cuántos conectará, ni el presupuesto. Resuelve con un dato tan general, como señalar que “todo el territorio del país tendrá cobertura de Internet”.

Háganlo simple. Bajen el precio del espectro radioeléctrico y establezcan obligaciones de cobertura.

Una narrativa de conectividad sin indicadores, una hoja de ruta sin detalles, una empresa en concurso mercantil y la férrea voluntad de diseñar una robusta Red Troncal me recuerdan que, a lo largo de la historia, el ser humano se aferra a la épica literaria, como un recurso legítimo para evadir la realidad.

Presidente de Digital Policy & Law

Twitter @fernegretep