México | El match perfecto de la TV de paga

129

Milenio Franco Piña

La manera de entretenerse de los usuarios cambió en la última década con la llegada de las plataformas de streaming como Netflix. Y en este escenario en donde los videos bajo demanda están disponibles en cualquier momento, las empresas cableras como Megacable, Izzi y Total Play buscaron dar un incentivo adicional a sus suscriptores, integrando a su competencia en sus servicios, a un costo accesible.

La estrategia de Megacable, Izzi y Total Play de integrar a las plataformas de streaming como Disney+, Netflix, Amazon

Prime y HBO Max a sus paquetes de televisión de paga, internet y línea telefónica (triple play) les ha ayudado a mantener sus suscriptores. “Integrar estas plataformas les otorga a las empresas de televisión de paga mayor fidelidad de sus clientes”, menciona Jesús Romo, analista de la consultora Telconomía, empresa especializada en el sector TIC.

Tan solo en 2020, el segmento de la televisión de paga en México creció 9.6%, generando ingresos de 114,614 millones de pesos (mdp), un 23.4% de la facturación total del sector, según datos de The CIU. “Este servicio sostuvo al resto del sector de telecomunicaciones no solo por la oferta de video, sino por la conectividad”, dice Jesús Romo.

Aunque los servicios de streaming han ganado terreno en los últimos años, el mercado de televisión de paga todavía triplica los ingresos generados por estas plataformas. “Actualmente el ingreso de televisión de paga es más de tres veces superior que el del video online”, dijo Sonia Agnese, analista senior de telecomunicaciones y medios de Omdia, empresa especializada en cobertura mundial de telecomunicaciones, medios y tecnología.

“La perspectiva y el pronóstico que tenemos muestra que esto se va a mantener por más tiempo e incluso, para 2025 la televisión de paga va a seguir siendo el doble del mercado de streaming”, mencionó Agnese en el Foro Retos de la Competencia en el Entorno Digital 2021, organizado por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).

El crecimiento de adopción de plataformas Over The Top (OTT) ha traído la consolidación del mercado donde se han iniciado procesos de fusiones y competencia, indicó la especialista.

Los usuarios emplean 70% en televisión por cable y abierta, mientras que en streaming 28% del tiempo y el resto en otras actividades, afirmó la analista con base en cifras de Netflix.

Por otra parte, Javier Núñez Melgoza, excomisionado de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), externó, durante el mismo evento, que el mercado audiovisual del país viene de una situación histórica de alta concentración que contrasta con la diversidad de ofertas que hay actualmente.

“Estamos hablando de hace 25 o 30 años. Hoy hablamos de un ecosistema que es complicado entender y que es bastante diverso y en donde pareciera que todo el mundo va a poder encontrar su lugar”, considera Núñez Melgoza.

Te recomendamos: ¿Qué tanto ha subido el precio de los servicios de internet, telefonía y TV de paga en México?

Combo de servicios

Parte de la estrategia de las compañías cableras, como Megacable, Izzi y Total Play, ha sido convertirse en un agregador de contenido a sus paquetes de cable, como Netflix, Disney+, HBO Max y Amazon Prime, para configurar algunas de esas ofertas.

Fernando Baruch, director de tecnología de la empresa especializada en media y entretenimiento Soonora, detalla que los operadores de televisión de paga están cerrando arreglos comerciales con los OTT para llevar a los consumidores servicios cada vez más premium.

“Izzi tiene a Disney+, Total Play a Netflix. El mercado está dictando para dónde se mueve la oferta. Aunque no descartemos que ya hay gente que prefiere desmenuzar los servicios, pagar internet en una de estas grandes empresas y contratar por su cuenta servicios de OTT”, dice el analista. Aunque, agrega, sigue siendo minoría, pues para contratar un servicio de streaming se requiere una tarjeta bancaria, a la cual no todos tienen acceso.

“Aunque ya hay forma de adquirirlos a través de un modelo prepago, si sumas lo que vale cada uno de los servicios que necesitas al final sale más rentable adquirir un paquete de las cableras”, refiere.

Por su parte, José Antonio González Anaya, CEO del segmento cable de Televisa, señaló, durante la presentación de resultados del tercer trimestre con analistas, que las nuevas plataformas de video representan un desafío para la televisión restringida no solo para México, sino a nivel mundial. “Estamos viendo que nuestras ventas de triple play se han mantenido sólidas en los últimos meses. Estamos muy animados por eso”.

Sin embargo, Izzi, empresa subsidiaria de Televisa, reportó durante julio a septiembre de este año una caída de 4.2% en adición de suscriptores de video.

Raymundo Fernández Pendones, director general adjunto de Megacable México, apunta que si bien muchos de sus suscriptores migraron a sus ofertas de triple play, el descuento que se aplica les ayuda a agregar suscriptores, pero no a sumar ingresos.

En el tercer trimestre de este año, la empresa de Guadalajara reportó un incremento de 4.6% en su segmento de video. “Creemos que estamos viendo la adopción de nuevos suscriptores de paquetes más bajos, mientras que los premium siguen siendo afectados”, afirmó el directivo.

El segundo aire de la TV de paga

En México, los usuarios siguen comportándose de manera tradicional. El analista senior de Digital Policy & Law, Efrén Páez, dice que la televisión no es un servicio que va a terminar de consumirse de la noche a la mañana a pesar de la transición a plataformas digitales, pues sigue siendo el medio al que tiene acceso la mayor parte de la población local.

Pero esto no quiere decir que irá creciendo. De hecho, se espera que mantenga su número de conexiones hasta que haya una apertura del mercado. Digital TV Research prevé que México no cruce la meta de los 20 millones de suscriptores de streaming hasta 2026, cuando se prevé  que alcance los 29 millones de usuarios.

El presidente de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi), Jorge Bravo, asegura que la única manera en que la televisión de paga experimente un segundo aire es en un escenario de competencia plena. “Si se le diera la posibilidad a América Móvil de ofrecer este servicio, la competencia haría que los precios bajaran, que hubiera empaquetamiento de servicios más atractivos y un repunte para la televisión de paga, pero también para el acceso de nuevos servicios, estaríamos viendo hasta paquetes de quíntuple play. De lo contrario no sucederá”, menciona el analista.

Claudia Benassini, especialista en temas de televisión restringida e investigadora de la Universidad La Salle, apunta que, para los usuarios, el empaquetamiento de servicios de las cableras que incluyen las aplicaciones de entretenimiento resulta atractivo y más accesible, ante la disminución de ingresos por la pandemia. “En un contexto de desempleo, es muy difícil pagar por una plataforma adicional; que ofrezcan paquetes que las incluyen es muy atractivo para los usuarios”, dice.

Según Digital TV Research, a pesar de la pandemia, México fue el país de América Latina con mayor número de accesos activos a televisión de paga con 20.2 millones de usuarios, cifra superior a los 19 millones de accesos que registró Brasil, donde hay el doble de hogares con televisión que en el nuestro.

“El empaquetamiento de servicios les ha ayudado (a las cableras) a tener crecimientos importantes en la pandemia. Para los usuarios se volvió más atractivo tener incorporados los servicios de televisión fija, internet y hasta telefonía móvil”, dice Gonzalo Rojón, director y senior partner de The CIU.

El experto asegura que este comportamiento se debe principalmente a que las empresas de cable ofrecen como servicio principal el de banda ancha, el cual se volvió esencial en medio del aislamiento social provocado por el covid-19.

El servicio de internet fijo y televisión de paga es ofertado por cuatro concesionarios en el país, de los cuales Blue Telecomm y Sky, ambas de Grupo Televisa, son las que tienen el mayor porcentaje de planes en el país (665 en conjunto), según datos el IFT.

“En México, el tema es el servicios empaquetados, si la gente puede ahorrar un poco de dinero teniendo todo lo que necesita a un precio accesible va a optar por esa opción, a diferencia de Estados Unidos donde cada servicio se contrata de forma independiente”, puntualiza Sandra Rodríguez, socia directora de la consultora en telecomunicaciones Jentel.