México | El tráfico móvil crecerá 27% y las redes 4G-LTE lo soportarán más que el 5G, al menos hasta 2024

187

El Economista Nicolás Lucas

De esta fecha hacia el año 2026, el tráfico de datos que viaja sobre las redes móviles se incrementaría a una tasa compuesta de 27%, y si bien para entonces las redes de quinta generación o 5G estarán más disponibles en el mercado con notables despliegues de infraestructura instalada y disponibilidad de servicios empaquetados para industrias y consumidores finales, el grueso de todo el tráfico seguirá siendo soportado en el próximo trienio por las redes de cuarta generación y sus propias evoluciones, como son las redes 4G-LTE Advanced.

Un documento de la firma de consultoría Analysys Mason desvela que en 2021, todavía el 83% del tráfico mundial de datos móviles viajará por redes 4G, a pesar de que diversas organizaciones relacionadas con la misma industria de telecomunicaciones cuentan que en América Latina las redes de 5G se masificarán más rápidamente que redes de comunicación de anteriores generaciones como 2G, 3G o la misma 4G, hasta contar con al menos 15 millones de conexiones de 5G en 2022 y una veintena de incipientes redes de 5G instalándose en diversos países del continente latinoamericano, donde las economías regionales se desplomaron más de 10% por la pandemia de coronavirus y el dinero que pagan los usuarios —alrededor de 4 dólares en el potente Brasil— por sus servicios mensuales rinde poco para apresurar la construcción de la tecnología 5G aquí.

Por datos y diagnósticos como ese último, en los mercados emergentes como México, las redes de 4G-LTE seguirán atendiendo a la mayoría del mercado consumidor y la mejoría en la gestión o administración de las redes 4G ya existentes con bondadosas prestaciones en velocidad o calidad de servicio es el reto para las compañías operadoras en tanto piensan cómo migrar sus usuarios a 5G.  

Analysys Mason pronostica que hacia el cierre del año 2022, las redes de tipo 4G soportarán todavía el 70% del tráfico móvil y el 58% hacia el 2023.

Será hasta finales del año 2024, cuando las redes 5G se conviertan en la tecnología que soporten el 51% del tráfico de datos y demás aplicaciones que para entonces estarán utilizando los consumidores, el sector productivo y organizaciones gubernamentales, por todas las promesas que la industria dice que 5G traerá más allá de sólo mejorías en velocidad de navegación móvil. Ya en 2025, el tráfico móvil viajará en un 60% sobre redes 5G.

Aún con el empuje y cabildeo de los distintos vendors europeos, asiáticos y norteamericanos para colocar sus tecnologías de 5G entre los diversos operadores, el impacto económico de la Covid-19 ralentizó desde el 2020 los planes de inversión de esos agentes para pensar en desarrollar redes y productos con tecnología 5G, y dirigidos hacia qué segmentos de mercado que ofrezcan rentabilidad y retorno rápido de inversión

“La pandemia de Covid-19 hizo que algunos operadores demoraran sus planes de implementación de 5G y se concentraran en aprovechar al máximo su infraestructura de red existente para hacer frente al aumento del tráfico. Este retraso en el progreso de la implementación de 5G ha extendido la vida útil de 4G en los mercados desarrollados, y los operadores de los mercados emergentes que no tienen planes inmediatos para 5G se han visto obligados a mejorar sus redes 4G para manejar el creciente número de usuarios y tráfico”, dijo Analysys Mason.

Reflejado esto último en México, las compañías Movistar y Altán Redes han comentado en prensa que en el corto plazo optarían por modernizar sus redes 4G. 

En tanto que AT&T y Telcel analizan qué productos de 5G vender en el mercado, para de allí partir sobre qué tipo de infraestructura instalar; un ejemplo son sus primeras ofertas de un Internet ultrarrápido inalámbrico fijo

Además de la pandemia, los operadores adolecen de las cargas tributarias que se convierten en un obstáculo para acceder a bandas radioeléctricas más propicias para desarrollar la 5G, al menos en México, mercado en el que hasta un 92% de los recursos levantados por el Estado de los operadores corresponden solamente al aprovechamiento anual de las frecuencias.

Este panorama, a escala global, ha obligado a las prestadoras de servicio a aplazar planes de construcción de 5G y aprovechar de mejor manera la gestión de las redes ya instaladas de 4G, expuso Analysys Mason.

“5G proporcionará una gran capacidad adicional a las redes móviles, pero la disponibilidad y cobertura de esas redes en todo el mundo seguirá siendo limitada durante los próximos años. Gran parte de la población, especialmente en los mercados emergentes, dependerá principalmente de las redes 4G para acceder a los servicios móviles. Por lo tanto, las redes 4G existentes continuarán desempeñando un papel fundamental en los servicios de conectividad para el consumidor a medida que los operadores inviertan en implementaciones de 5G”, divulgó la consultora. 

“El tráfico de datos móviles en todo el mundo crecerá a una tasa compuesta anual del 27% hacia el 2026, esto sin un aumento importante relacionado con 5G y que el tráfico de 5G sólo superará al tráfico de 4G en 2024; y el video móvil OTT seguirá siendo un impulsor clave del consumo de datos móviles, pero luego los juegos móviles o en la nube también representarán una parte creciente del tráfico”.

La pandemia también perturbó los mercados IoT

Analysys Mason contó también que el número total de conexiones inalámbricas de Internet de las cosas (IoT) en todo el mundo aumentará a una tasa compuesta anual del 15%; de 1,800 millones de conexiones en 2020, a alrededor de 6,200 millones en el año 2030.

Pero los ingresos por conectividad del IoT crecerán más lentamente que la cantidad de conexiones y a una tasa compuesta anual del 11% entre 2020 y 2030, esto por la presión competitiva y la erosión del poder adquisitivo en algunos mercados, cuyas economías también se vieron golpeadas por la pandemia.

“El mayor uso de IoT durante la pandemia y la introducción de 5G brindarán oportunidades adicionales para que los operadores aumenten su número de conexiones de IoT, pero es posible que tengan que asumir más riesgos si quieren traducir esto en un crecimiento significativo de los ingresos”, planteó Analysys Mason.