México | Escasean los autos y suben de precio; crisis de microchips y menor demanda

52

Excélsior José Yuste

Hay escasez de autos en México. Las personas están en lista de espera, no de uno, dos, sino hasta de tres meses para poder comprar un modelo en específico. Las distribuidoras, desesperadas, prometen ventas, según les dicen las armadoras. Sin embargo, no es culpa ni de las distribuidoras ni de las armadoras, sino de una crisis mundial más severa, la de los microprocesadores y otras cadenas de proveeduría.

Basta ver el  dato de octubre, donde las ventas internas de vehículos ligeros se desplomaron, entre otras razones por falta de vehículos que vender.

En octubre pasado las ventas fueron de 76 mil 640 vehículos (Inegi),  menores en 9.1% respecto al año pasado. O sea, estamos peor que cuando apenas comenzaba la reapertura tras la pandemia.

El nivel de ventas de octubre fue tan bajo que llegamos a niveles del 2011, diez años atrás.

En el mundo hay escasez de microtransistores o microchips, indispensables para el sistema de cómputo de los automóviles. Los microchips fueron acaparados por la enorme demanda de la industria de cómputo y telefonía, para soportar las mayores compras de dispositivos en la pandemia.

Se compraron más teléfonos, laptops, dispositivos para tener comunicación desde casa, para trabajar como para estudiar.

El problema de la demanda de microchips es tan fuerte que empieza a afectar otras industrias, aparte de la automotriz (el presidente de Apple, Tim Cook, habló de la posible escasez para diciembre de los iPhones).

La falta de componentes ha originado paros técnicos en la industria automotriz mexicana.