México | Frenan chips a compradores

146

Reforma Frida Andrade

En mayo pasado Juan Manuel dio su primer apartado para comprar su vehículo, una camioneta Tucson, pero el proceso de entrega tardó tanto que optó por pedir su reembolso.

La razón: en la agencia no tenían el modelo acordado por falta de chips.

La escasez de chips o semiconductores usados para la fabricación está generando un cuello de botella entre quienes buscan un nuevo auto en un momento de recuperación económica.

Sin embargo, las agencias están enfrentando una caída en sus inventarios y cada vez cuentan con menos modelos disponibles. Debido a ello, los clientes deben esperar más tiempo para comprar su vehículo o cambiar de modelo, generalmente de mayor costo.

Al mes de agosto, la falta de chips ha impactado la producción de 328 mil 495 unidades en México, lo que representó el 20 por ciento del total de las afectaciones en la región Norteamérica, según la Industria Nacional de Autopartes (INA).

Ante esto, las automotrices redirigen sus unidades a los mercados que tienen mayor demanda, dijo Gerardo San Román, director de la firma JATO Dynamics en Latinoamérica.

Hay modelos que México importa, pero ahora se tiene menos disponibilidad y los fabricantes los envían a los mercados donde tienen mejor venta o márgenes de ganancia, una tendencia que se sigue a nivel mundial.

“Los vehículos de alta gama que vienen de Europa y Estados Unidos es difícil que los manden ahorita acá cuando a lo mejor la capacidad que van a tener de mover esos modelos en México es mucho menor comparada con otros mercados que tienen mayor potencial por poder adquisitivo, por las economías que tienen”, detalló.

Es por esa razón que en el País hay más facilidad de encontrar el vehículo que se produce localmente, agregó.

Aunque no se cuenta con información pormenorizada, todas las marcas y modelos muestran afectación en el suministro a los distribuidores, comentó Guillermo Rosales, director general adjunto de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA).

Después de dos apartados del 20 por ciento del valor de la unidad, cada uno, bajo la promesa de “amarrar la camioneta” para el 21 junio, la agencia le comentó a Juan Manuel que no llegaría la versión que solicitaba y le sugieren otra de mayor costo.

“Al final querían forzarme a comprar un modelo más equipado que costaba casi 100 mil pesos más, yo quería la versión intermedia”, afirmó.

Cuando un comprador acude a una agencia puede ocurrir el fenómeno de up sale (venta superior, escalada) donde al no encontrar el auto que quiere, aumenta su presupuesto y compra en una gama más alta.

Y ahora la venta escalada se está impulsando por la poca disponibilidad de unidades.

“Antes se daba por el cambio que hacían en el sentido de la venta de acuerdo a las necesidades de cliente, ahorita se está forzando eso mucho por el tema de inventario”, afirmó San Román.

COMPLICADA PRODUCCIÓN

La producción de autos en la región de Norteamérica se ha visto afectada por la escasez de chips, donde Estados Unidos ha sido el que más afectaciones ha registrado, seguido de México.

IMPACTO POR ESCASEZ DE CHIPS

(Porcentaje/Enero-agosto de 2021 y unidades impactadas)

Estados Unidos1,037,93464%
México328,49520%
Canadá248,33116%
Total1,614,760

Fuente: INA

IHS Markit.