México | Generac advierte negocio en redes privadas LTE y 5G, y para eso alista 200 millones de pesos adicionales para su planta de Hidalgo

157

El Economista Nicolás Lucas

Bulmaro Rojas viaja diariamente 200 kilómetros de su casa al trabajo, a la nueva planta industrial que Generac Holdings construyó en esta región de Hidalgo, arrancando operaciones el 29 de marzo pasado. Aquel esfuerzo encarna el significado de su nombre: fortaleza, porque padece un malestar en la rodilla y a pesar de ello, cada mañana es de los primeros que llegan a las cercanías de este Pueblo Mágico para subir la cortina del negocio. Siempre ha sido así, desde que empezó como becario en una armadora de motores en los años de 1980.

En Tezontepec, Bulmaro Rojas despacha como vicepresidente de Generac para México y América Latina. Es el artífice que buscó, negoció y compró, a nombre del corporativo en Wisconsin, una docena de hectáreas en un pueblo agrícola para consolidar allí las fábricas que Generac tenía en Iztapalapa y Tultitlán. Rojas Rojas dice que su empresa quiere ayudar a evolucionar la economía de esta región empobrecida de Hidalgo y de hecho, sus trabajadores ahora pueden aspirar a conseguir una vivienda de mejor calidad por las prestaciones de seguridad social que la compañía ofrece.

En unos 35 años de carrera, Bulmaro Rojas ha trabajado en una automotriz, luego en una siderúrgica, después como jefe en la primera marca de muebles sanitarios de México y de ahí se fue a Generac Holdings, negocios, todos, muy distintos entre sí, pero siempre como ingeniero para el sector productivo.

Ahora tiene el encargo de ampliar las ventas de la compañía, prospectando nuevos nichos de cliente, también está planeando un crecimiento de la fábrica y con líneas de producción de última generación. Rojas presume que en esta fábrica se encuentra la máquina de pintura para generadores eléctricos más moderna de toda Latinoamérica, porque además de su costo de 3 millones de dólares, combina y fija perfectamente los químicos que mejoran la calidad de los equipos Generac ante la competencia, como pueden ser Mitsubishi, Cummings o Caterpillar.

Aquí quiere crecer, en al menos 15%, la base de empleados, ahora en 300 efectivos en planta industrial. Y aunque los adelantos del sector permiten ya prescindir de capital humano, él confía en que la reubicación y construcción de capital humano con valor agregado mete más años a la vida de esta compañía. Así ve su negocio y también ha tenido días malos, porque no hace mucho le robaron un cargamento de generador con valor de 10 millones de pesos.

Cree que la Industria 4.0, en su combinación con Internet de las cosas (IoT) y 5G, creará oportunidades de negocio en prácticamente todas las industrias y también hogares, por eso ahora está liderando la construcción de una línea de producción de generadores eléctricos para el sector de telecomunicaciones y radiodifusión.

“La conectividad es esencial”, dice en esta entrevista con El Economista un ejecutivo que cita a Dios por delante en sus planes. Tiene razón, un informe de Analysys Mason cita que las industrias de telecomunicaciones, factorías y minería se llevarán el 60% de la infraestructura de redes privadas LTE y 5G entre 2021 y 2026, que a su vez necesitará de respaldo eléctrico de empresas como Generac Holdings.

—Pandemia, fenómenos naturales, entre huracanes y terremotos; incremento de la demanda e infraestructura eléctrica a tope puede terminar en apagones… ¿Se advierte entonces prometedor el negocio para Generac y los fabricantes de generadores eléctricos?

—Nosotros regresamos la paz y la tranquilidad a las personas en tiempos de desastre. No vivimos del desastre. Somos sensibles a situaciones de desastre y colaborar para el bienestar de la comunidad es también nuestra prioridad.

En los pasados terremotos donamos a la Secretaría de Salud unos generadores portátiles y durante los fenómenos recientes no fue la excepción. Hay una política aquí muy clara de primero preservar la vida humana. Aparte, tenemos una flota de equipos que aquí, en casa, llamamos “para renta”, que son los que disponemos inmediatamente para apoyar en estas situaciones. Entonces, así como la energía es un insumo importante, también estos equipos se han hecho un insumo esencial en situaciones de desastres y para prevención, a pesar que de vez en cuando tenemos también nuestras propias afectaciones.

—¿Tiene que ver esto con materia de inseguridad, como también ocurre a otras industrias de la cadena de valor?

—Lamentablemente, la situación de inseguridad ha estado creciendo en las carreteras de todo el país. Nosotros, parte de establecernos en Hidalgo es por estar en un lugar logísticamente privilegiado y con una conectividad y acceso rápido a carreteras, que nos ayuda, y por seguridad, pero como en muchos lugares y empresas, no estamos exentos a esta situación. Hemos tenido algunos siniestros donde lo que se roban son los generadores portátiles y a pesar de que el transportista tiene GPS. Es lo que se roban, porque un generador de un megawatt o dos megas no lo pueden ocultar y mucho menos saber manejar; en principio, porque no tienen manera de bajarlo del camión. Pero lo que sí se roban son las cajas de los generadores portátiles.

Nosotros tenemos asegurada nuestra mercancía y los transportes deben cubrir con ciertos requerimientos, pero con todo eso, no estamos exentos. Cuando ocurren ese tipo de siniestros, procedemos con el tema de seguros, pero aún con ello, debemos tener un respaldo para cumplir con el cliente, porque éste puede estar también con una emergencia y no va a perdonarnos porque nos robaron el camión

—¿Quiere decir entonces que la cadena de suministros no se ha estabilizado todavía, al menos en lo que toca a su sector?

—¿Estabilizado? todavía no. Con los flujos de materiales insumos, lo que vemos nosotros es que ya tenemos nuestra demanda proyectada para todo el año 2022 y los precios se mantienen altos todavía; disparados, como al empezar el año. Y el traslado logístico de un contenedor también se incrementó: si antes costaba uno, ahora cuesta cuatro; y hay una pelea por el transporte especializado. Por poner un ejemplo, nosotros también usamos motores importados; y ahí tenemos disponibles ya los motores para embarque desde hace tres semanas y no hemos podido conseguir un buque los traiga y eso, con la pandemia, ha encarecido mucho todo en este sector, pero no se lo podemos cargar todo al cliente. Y cuando logramos conseguir la materia prima, no tenemos cómo transportarla, entonces, esto se ha vuelto un círculo vicioso, muy tremendo porque ha incrementado los costos.

—Si esto que cuenta es la fotografía de sólo un nicho de la industria eléctrica, ¿entonces la gran infraestructura con toda su capacidad instalada, puede seguir intermitente con apagones?

—En la industria eléctrica, estamos pasando todos por un momento crucial. México y otros países de América Latina, si bien pudo haber habido bajas de consumo industrial por la pandemia, año con año están creciendo su demanda de energía eléctrica y pasa que el crecimiento de la demanda va por un lado y el de la infraestructura no crece al mismo ritmo.

Como Generac, nos adelantamos en crear soluciones para dar soporte que asegure la continuidad de los negocios y otros centros de misión crítica, como hospitales o centros de datos para que el Internet que llega a tu casa siga fluyendo. ¿Qué estamos haciendo ahora? Generando energía de buena calidad y más eficiente, tanto en consumo, como en costo de operación y para cada tipo de necesidad. Desgraciadamente, los fenómenos naturales también son cada vez más comunes y más prolongados.

—A pesar de este panorama no tan halagüeño en dos bandas, infraestructura a tope y desastres, ¿cree usted que las empresas están a tiempo de avanzar con sus negocios hacia evoluciones como Industria 4.0 y otros términos que ahora parecen un tanto futuristas?

—Con esto de Industria 4.0 vemos demasiadas oportunidades. Habrá nuevos procesos y otros cambiarán, pero no quiere decir que no habrá más trabajadores; ese capital más bien se reubicará. Y con 5G, en redes, habrá más repetidoras y más pequeñas y muchas trabajando en equipos para sacar adelante los nuevos procesos. Todo eso no es en sí nuestro negocio directo, pero lo es cuando sabemos que las empresas van a demandar respaldo eléctrico, porque su conectividad será esencial para su propio sector productivo.

Todas las empresas, todas las redes, redes privadas, se estarán protegiendo en seguridad y en respaldo eléctrico; no querrán ningún riesgo. En estos últimos años, con tanta situación de desastre, de inseguridad y por tranquilidad, las empresas y las personas han hecho un cambio muy importante en lo que significa su sentido de riesgo y eso significa que harán lo posible por cuidar eso que les da tranquilidad: energía, por ejemplo.

—¿Esto que acaba de platicar en cuanto nuevos procesos productivos qué más significa para Generac? ¿Podría interpretarse como inversiones adicionales aquí?

—Hablando de ello, sí. Estamos hablando de una inversión adicional del orden de los 200 millones de pesos para los siguientes dos años, que irían a una ampliación. Que irían a una nueva línea: estamos empezando a montar una línea específica para la industria de telecomunicaciones, para redes de las propias empresas.

A ellos les vamos a cumplir y nosotros vamos ampliar, porque vamos a fabricar alternadores. Estamos hablando, que en principio, estaremos sacando equipos de 3250 kilowatts. Serán equipos para el mercado doméstico y la exportación, allí ya tenemos dos clientes. Estamos hablando que serían en total 800 millones de pesos que estamos invirtiendo en este estado.

—Hablando de Hidalgo… Ha ocurrido que en el Bajío se instalaron armadoras con todo facilitado y después se han presumido algunas irregularidades, por ejemplo, en adquisición de terrenos. ¿Están seguros de que aquí no se hablará de alguna irregularidad dentro diez años?

—Yo soy el responsable del cumplimiento de todas las obligaciones y requisitos legales y otros que apliquen y estuve a cargo de todo este proyecto, de la nueva planta que se instaló aquí. Somos una compañía pública y muy ética, y lo que nos distingue es el cumplimiento.

Cuando llegamos a Hidalgo, todo lo verificamos. El terreno donde ahora estamos parados, nosotros lo compramos. Nadie nos dio nada. Todo lo que debimos cumplir, lo cumplimos.

¿Qué hemos recibido de este gobierno? Apoyo, sí. Este gobierno vino a revolucionar, a agilizar; y el gobernador Fayad es político, pero entiende muy bien la productividad de una empresa.

—¿Y de aquí al 2023, a esos dos años que dice, qué más pueden esperar los relacionados con Generac?

—Por un lado, queremos hacer más economía local. Aquí estamos consolidando las operaciones de dos plantas que teníamos en la Ciudad de México y el Estado de México. Hay que decir aquí, que de toda la planta que tenemos en piso, ahora mismo cerca de 300 empleados, el 90% son trabajadores locales y de ellos, 60% hallaron aquí su primer empleo.

Apoyamos y desarrollamos a proveedores locales en apoyo a la economía de México. Al establecer esta planta hace unos meses, hemos traído insumos de la matriz en Wisconsin, pero queremos desarrollar proveedores aquí. Nos dijeron: “en Querétaro tienen todo; es una ciudad industrializada”; y claro, Hidalgo tenía menos, pero ¿por qué no crear oportunidades en una zona?

En lo que respecta a trabajadores, queremos que ellos no piensen en cómo van a sobrevivir mañana. Eso no pasa aquí, ofrecemos oportunidades de desarrollo para todos en base a su desempeño. Ofrecemos equidad en oportunidades, por eso ahora en piso tenemos, a unos meses de empezar, 15% de los puestos que ya están ocupados por mujeres, incluyendo puestos de alta jerarquía.

Hoy tenemos ya el 60% de nuestra capacidad instalada vendida para el próximo año por ello, estamos incrementado nuestra capacidad instalada y tenerla disponible para atender pedidos adicionales.