México | IFT, sin presión presidencial

80

El Economista Maarco A. Mares

Es falso que el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, ó alguna otra dependencia del Ejecutivo Federal han ejercido presiones sobre el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) para que ese órgano regulador autorice a Telmex el servicio de televisión de paga que, hasta ahora, tiene prohibido en su título de concesión.

Así lo desmiente de manera contundente el presidente del IFT, Adolfo Cuevas. Asegura incluso que hace un par de semanas en conversación directa con el Jefe del Ejecutivo éste se mostró respetuoso del marco de atribuciones constitucionales del IFT, para cualquier tipo de decisión, incluso de la más alta relevancia.

No hay, no ha habido, ni habrá jamás –asentó Cuevas– la posibilidad de que el Ejecutivo Federal intervenga en esto o en cualquier otra decisión del órgano autónomo.

La aclaración del presidente del órgano regulador se registra luego de varios días en los que versiones periodísticas aseguraron que, por instrucción del Presidente de la República, es inminente la entrega de una concesión a Claro TV, una empresa que forma parte del grupo América Móvil.

Es importante el desmentido, porque Cuevas deslinda abiertamente al IFT de lo que sería una violación soterrada de la autonomía del órgano regulador.Sin embargo, lo que sí confirmó el funcionario es lo que en éste espacio le informé el pasado 29 de noviembre.

Que el IFT está en la parte final del análisis que busca determinar la procedencia o no de concederle la concesión para ofrecer televisión de paga a América Móvil a través de una empresa de reciente creación: Claro TV.

También confirmó que se realizó y concluyó el Estudio de Convergencia. Y aunque no dió detalles sobre las conclusiones del estudio, sí mencionó que “se refiere a la procedencia en términos jurídicos, de otorgar la concesión a Claro TV; los impactos en competencia, que habría; y, además algunos impactos de orden social”.

Se analizan, dijo, “los pros y los contras”.

Más específicamente, comentó que se analiza “si la prestación del servicio de televisión por Claro TV –que no es una empresa subsidiaria, afiliada de Telmex, sino una empresa en el grupo de interés, pero no parte de Telmex–, sería una prestación indirecta, que estuviese prohibida”.

“En cuyo caso –advirtió– tendríamos que regresar al hecho que debe de ser Telmex la empresa que haga la solicitud, o bien, Claro TV, pero siguiendo un proceso distinto, de programación distinta, y no el otorgamiento directo de una concesión única”. Como también le anticipé en este espacio, Cuevas aseguró que no hay una fecha precisa para que se presente ante el pleno. Todo depende de si los comisionados consideran satisfechos todos los análisis requeridos, o si hubiera necesidad de algunos adicionales.

El tema del análisis no es nuevo. La solicitud de Claro TV la presentó ante el IFT, en octubre del 2018.

Cuevas refiere que cuando él llegó a la presidencia del órgano regulador en 2020 se dió cuenta de que había varios faltantes en el expediente; opiniones no entregadas por las unidades responsables. En consecuencia solicitó que de inmediato fueran cubiertas.

Una vez completos tales requisitos pidió que el asunto se subiera al pleno, pero los comisionados opinaron que hacían falta estudios de fondo, tanto de naturaleza jurídica, como de naturaleza económica, para determinar la procedencia.

Estos estudios ya se realizaron y concluyeron pero falta que los analicen los comisionados y determinen si todavía falta algo más o no para subirlo al pleno para su votación.

Adolfo Cuevas asegura que es un tema que analiza  el IFT de forma autónoma y aunque la solicitud de la empresa –remarcó– no tiene una vigencia, se resolverá cuando todos los comisionados consideran que tienen toda la información necesaria.

Al tiempo.