México | La transición a la tecnología 5G acentuará la exclusión digital

173

Cnnexpasnión Ana Luisa Gutiérrez

La transición de 2G y 3G hacia 4G ha sido paulatina en México desde 2019, debido a que aún no existe un ecosistema y políticas públicas que tracen una ruta para que los usuarios puedan acceder a estas tecnologías. Ahora, con miras a la quinta generación, que ya empezó a desplegar AT&T, hay un alto riesgo de que la exclusión digital se acentúe en la población.

“Tenemos una gran parte del país, por temas económicos y orográficos, en donde se dificulta más apropiarse de nuevas tecnologías. Hay 2G todavía, la mayor parte [de la población] tiene 3G y ahora ya estamos hablando de 5G. Este tipo de transiciones desordenadas puede tener efectos en la trasformación digital de todo el país muy graves”, considera Michel Hernández Tafoya, director de Observatel, asociación civil que analiza la actualidad y evolución de las telecomunicaciones,

Los expertos explican que la lenta y desordenada transición de nuevas tecnologías en el país está asociada a cuatro factores. Uno de ellos es la disponibilidad de redes, es decir, adquirir y desplegar espectro, especialmente en zonas en donde aún no existe infraestructura, para migrar a nuevas tecnologías.

Además, hay una falta de dispositivos, ya que para muchos mexicanos un smartphone de última generación es poco asequible; faltan habilidades tecnológicas para que los usuarios puedan utilizar de manera eficiente los dispositivos y, por último, hace falta una política pública que garantice a la población el avance tecnológico.

“Se requieren políticas públicas no sólo del gobierno federal, también de los estados y sectores como salud, cultura y educación para desarrollar el ecosistema digital y, desde luego, la alfabetización de las tecnologías”, afirma Jorge Bravo, presidente de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi).

En México, el 3G predomina y es al que accede 52% de la población. Esta tecnología permite realizar llamadas, enviar correos electrónicos, mensajes y navegar por internet; mientras que 37% puede acceder a 4G, que habilita realizar videoconferencias, descargar aplicaciones, navegar por internet y usar redes sociales. Y, todavía, 11% de la población permanece con servicios 2G, con la que sólo es posible llamar y mandar mensajes, de acuerdo con el estudio ‘La Economía Móvil en América Latina 2021’, elaborado por la organización global GSMA.

La previsión del organismo es que, rumbo a 2025, la tecnología 4G sea la que predomine en México al llegar a 54% de la población, el 3G baje al 30% y el 2G. Solo 14% de la población podrá acceder al 5G.

Mantener redes 3G retrasa el despliegue de nuevas tecnologías

Mantener operando de manera simultánea tecnologías como 2G, 3G y 4G puede atrasar el despliegue de 5G en el país, ya que la segunda y tercera tecnología implican costos elevados para su mantenimiento, así como más consumo energético.

“Cada una de estas redes generan costos, por lo menos de mantenimiento y [los operadores] no pueden dejar de cubrirlos, incluso aunque los usuarios no hagan uso de la red, no hablen o no envíen mensajes y no te generen ingresos”, explica Bravo.

De acuerdo con el Reporte Nacional de Cobertura Móvil al Cuarto Trimestre de 2020, realizado por el IFT, Telcel cuenta con el 89.8% de la cobertura 2G en el país. En cuanto a 3G, la empresa de Carlos Slim tiene una cobertura de 88.7%, mientras que AT&T tiene 55.2% y Telefónica 51.6%. Para 4G, Telcel tiene una cobertura de 81.7%, Altán Redes con el 61.2%, AT&T con 57.4% y Telefónica con 47.8%.

AT&T y Telefónica iniciaron el apagón de la red 2G en 2019, pero Telcel decidió no hacerlo debido a que aún 11% de la población depende de ella y quitarla dejaría desconectados por completo a los usuarios.

“La red 2 y 3G más grande del país es de América Móvil. Seguramente ellos quieren migrar a 4G pronto, pero no han podido todavía porque no es costeable en términos de espectro y también tiene un costo social muy alto”, comenta Jorge Fernando Negrete, director de Digital Policy Law.

Los operadores de telecomunicaciones, en un principio, centrarán el despliegue de redes 5G en zonas donde sea más sencillo, como la Ciudad de México, que cuenta con mucha infraestructura y con la mayor cobertura de 4G.

“Creo que las empresas van a seguir avanzado en el despliegue de 5G pero ante estas barreras obviamente van a ser muy estratégicas en ver en dónde despliegan estas redes primero y esto puede incrementar las diferencias. Creo que vamos a tener un país en el que estas regiones van a tener 5G y muchas otras van a seguir con 3G y batallando con conexiones muy lentas”, refiere Hernández Tafoya.

¿OMV puede ayudar a transitar a nuevas tecnologías?

Los Operadores Móviles Virtuales (OMV) se han diferenciado de los empresas de telecomunicaciones como Telcel o AT&T por ofertar servicios a menores costos para que los usuarios para que puedan acceder a más conectividad. Esto ha provocado que se mantenga su crecimiento acelerado, y actualmente tienen una participación de mercado de 3.9%, desde el 1.4% que tenían en 2019.

Para el directivo de Observatel, los OMV pueden ayudar a que los usuarios adopten de manera más asequible nuevas tecnologías, pues varias de estas empresas como Izzi Móvil o Megacable ofertan servicios con tecnologías 4G.

“Hay que considerar que la mayoría de los OMV surgen en el ecosistema 3G y otros en 4G porque están en la red de Altán Redes y también en Telcel, y es seguro que muchos se suban a la de AT&T. Me parece que en la medida que empiecen a proliferar estos modelos que soliciten que su tecnología sea la más avanzada, por lo menos 3G, ayudará a que en los nichos en los que operan la gente adopte con mayor facilidad estas tecnologías”, asegura.