México | Padrón de celulares: ven riesgo de mercado negro de tarjetas SIM

86

El Universal Carla Martínez

El Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil, que aprobó el Senado y que obligará a las empresas de telecomunicaciones a crear bases de datos con información biométrica y personal de los usuarios, fomentará el mercado negro de tarjetas SIM y el uso de llamadas por internet para cometer extorsiones y fraudes, advirtieron expertos.

Jorge Fernando Negrete, presidente de Digital Policy and Law (DPL), dijo que la iniciativa deriva en una consecuencia legal para el sistema de seguridad pública de México, pues invita a la creación de un mercado negro de tarjetas SIM en el país y de evasión a la ley nacional.

En el capítulo de comercio digital del T-MEC existe la posibilidad de que las SIM que se hacen en Estados Unidos entren al mercado mexicano y aunque no existe un mercado negro de estas tarjetas, hará que la delincuencia organizada vaya a comprar SIM, porque no se registran en el padrón mexicano, así que se usarán una vez y se tirarán.

Leer también: Algunos de los riesgos para empresas y ciudadanos del Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil

El presidente de DPL responsabilizó a los senadores que presentaron y aprobaron la iniciativa por la próxima generación de delincuencia organizada que tendrá como escudo y recurso tecnológico las tarjetas SIM.

“Están creando un problema que no existía, si no está roto no lo arregles”, precisó Negrete.

AT&T México dijo a EL UNIVERSAL que han trabajado como industria con el gobierno en algunas actividades para combatir las llamadas de extorsión y consideran que hay otros mecanismos más efectivos y menos complejos para combatirlas.

“En AT&T México somos sensibles al problema de extorsiones que enfrenta el país y estamos revisando las implicaciones de esta iniciativa”.

print_124710551_0.jpg

Luis Fernando García, director de Red en Defensa de los Derechos Digitales, comentó que la aprobación del padrón es una señal grave de una ruta autoritaria que toma este gobierno, porque es una medida inútil, pues no hay evidencia de que disminuya la delincuencia.

“Es absurdo, verdaderamente estúpido, creer que la delincuencia organizada va a usar teléfonos registrados a su nombre para cometer delitos”, indicó.

Explicó que quienes cometen fraudes o extorsiones a través del teléfono móvil tienen múltiples alternativas para eludir el padrón, como el uso de SIM de telefonía de Estados Unidos, usar sistemas de voz sobre protocolo de internet (VoIP) —similares a Skype— para llamadas y modificar el número del identificador, clonar tarjetas SIM, robar teléfonos, obligar a personas a registrar teléfonos a su nombre y entregarlos, explicó.

Critican violaciones

Sergio Legorreta, socio del despacho Dentons López Velarde, explicó que el padrón tiene implicaciones en materia de derechos humanos al no permitir el acceso a la telefonía móvil a una persona que no acceda a otorgar sus datos biométricos.

“Esto puede tener repercusiones muy graves. Por ejemplo, pensemos en una emergencia que no se pueda atender, una persona que no pueda tener acceso a información crucial para curar una enfermedad o que no pueda inscribirse para seguir su educación”, citó Legorreta.

Por lo que es violatorio de los derechos humanos y de la Constitución y de muchos otros tratados que hablan del derecho humano a la comunicación y a internet, aseguró el abogado.

José Miguel Vivanco, director ejecutivo de la División de las Américas en Human Rights Watch, expresó en Twitter que obligar a las personas que contratan línea móvil a registrar sus datos biométricos es una grave violación a su privacidad.

“La última vez que se creó un padrón así en México, los datos personales de usuarios terminaron en venta en el mercado negro”, dijo haciendo referencia al Renaut, base de datos con información de usuarios de celulares que se ofrecía en internet.