🎤#Entrevista | México podría participar más en semiconductores, pero requiere los incentivos adecuados: Intel

829

Mientras que la escasez de semiconductores representa actualmente un importante riesgo a la continuidad de las cadenas de producción de múltiples industrias, en conjunto con el creciente conflicto geopolítico y tecnológico entre Estados Unidos y China, estos eventos podrían también convertirse en una relevante oportunidad para que países como México incrementen su participación en la cadena de valor del componente central de la industrialización del siglo XXI.

Santiago Cardona, director General de Intel México, aseguró que el país ya cuenta con una importante participación en la cadena de valor de los semiconductores, pero que podría maximizarse a través de los correctos incentivos y acuerdos entre industria y gobierno.

Ante la creciente demanda de dispositivos, y los procesos de digitalización en los hogares y las industrias, el mercado de semiconductores se estima en un valor de 425.96 mil millones de dólares al cierre de 2020, según Fortune Business Insights. En tanto, IDC espera que en 2021 la industria reporte una tasa de crecimiento de 17.3 por ciento, superior al 10.3 por ciento registrada en 2020.

En medio del conflicto geopolítico entre Estados Unidos y China, que incluye a Taiwán –uno de los principales centros de producción de semiconductores–, el gobierno estadounidense se ha propuesto el rebalanceo de las cadenas de suministro de este importante componente electrónico, desde el continente asiático hacia América y Europa, en el que México podría convertirse en un atractivo destino de inversiones para esta industria.

“Parte del propósito de la industria como un todo, es rebalancear las cadenas de suministro. Apuntar a que en unos años estemos balanceados Asia, Américas y Europa. Pero para que eso suceda, debe haber inversión incremental en Europa y las Américas, y si vamos a las Américas, el lugar idóneo es Norteamérica”, señaló Cardona en entrevista con DPL News.

En ese sentido, consideró que la amplia frontera que comparte México con Estados Unidos, además de la experiencia del país en algunos segmentos de la cadena de valor de semiconductores, podrían representar la oportunidad para aumentar su participación y atraer más inversiones y talento.

Los incentivos puestos en el mercado por parte del gobierno, que permitan la instalación de empresas pertenecientes a este sector, es uno de los elementos más relevantes para la integración del país en la cadena de suministro global de semiconductores

Según el directivo, los incentivos puestos en el mercado por parte del gobierno, que permitan la instalación de empresas pertenecientes a este sector, es uno de los elementos más relevantes para la integración del país en la cadena de suministro global de semiconductores. Aunque ya hay compañías del sector en México, como en Mexicali, se deben adoptar políticas para “potenciarlas” y que incrementen la competitividad del país en un entorno global.

Te recomendamos: México apuesta por integrarse a cadena de producción de chips en medio de escasez global y guerra geopolítica

Otros recursos, como el acceso a fuentes de agua y energía confiable, son también un factor esencial si México busca un papel más relevante en la fabricación de chips.

Cardona explicó que cuando se cuentan con los factores relevantes en el lugar correcto, comienza un círculo virtuoso en el que la presencia de algunas compañías atrae a otras del mismo sector que aprovechan la formación de una cadena de suministro para la región.

“Para México, el tema de la cercanía ya es una ventaja competitiva. Lo que faltaría son los incentivos, la disponibilidad de ciertos insumos y recursos para este tipo de productos”, agregó, al considerar que México podría aprovechar también la presencia de otras compañías de fabricación de dispositivos y electrodomésticos que ya operan en el país y requieren de semiconductores.

En el caso de Intel, la compañía cuenta con un centro de diseño y validación en Guadalajara, conocido como Intel Labs, el único fuera de Estados Unidos en el continente.  Cardona destacó que el centro emplea actualmente a cerca de mil 811 ingenieros, luego de sumar poco menos de 500 durante la pandemia, y con la expectativa de cerrar el año con cerca de 2 mil ingenieros.

En México se probó el diseño de chips para estaciones base 5G, “que es ahora el chip más vendido y con más presencia en estaciones base 5G a nivel mundial

Dentro del proceso de elaboración de un chip, que incluye básicamente cuatro grandes fases: diseño, validación, fabricación y empaque, el centro de Guadalajara está especializado en la validación y prueba de semiconductores para centros de datos. Cardona destaca que en México se probó el diseño de chips para estaciones base 5G, “que es ahora el chip más vendido y con más presencia en estaciones base 5G a nivel mundial”.

Ante los eventos sucedidos en el último par de años, en que se registró un fuerte crecimiento de la demanda de dispositivos, Cardona indicó que la escasez de componentes demostró que la industria no tenía la capacidad suficiente para atender el inesperado crecimiento en la demanda de dispositivos del último par de años, por lo que los esfuerzos de Intel se enfocarán en la construcción de mayor capacidad que, además, contribuyan a los esfuerzos de Estados Unidos para rebalancear las cadenas de suministro.

Debes leer: El arduo proceso de Intel para fabricar chips en medio de la escasez global

A partir de integrarse como CEO de la compañía, Pat Gelsinger inició un proceso de transformación de Intel, enfocado no únicamente en el desarrollo de nuevos semiconductores propios, sino en abrir su enorme capacidad de fundición de chips para terceros. Qualcomm y Amazon serían los primeros clientes de Intel Foundry Services. 

Actualmente, Intel se encuentra en un proceso de ampliación de sus capacidades de fundición, mediante la construcción de dos nuevas plantas en Arizona (donde TSMC también está construyendo una propia), que representan una inversión de 20 mil millones de dólares con la expectativa de iniciar operaciones en 2024. Adicionalmente, anunció la actualización de una planta en Nuevo México por 3.5 mil millones de dólares y una inyección de 600 millones de dólares en sus instalaciones para empaque de semiconductores en Costa Rica.

“Nos estamos preparando para tener la capacidad no solamente de abastecer nuestras propias líneas de productos y diseños, sino para fabricarle a terceros, porque claramente el mundo tiene necesidad de más. No en vano la industria automotriz tiene retos de abastecimiento. Todo esto que estamos haciendo y estas inversiones multimillonarias son, justamente, para poder aprovechar esta oportunidad”, aseguró Cardona.

Intel estima que el mercado de tercerización de fabricación de chips representa una oportunidad de hasta 100 mil millones de dólares. “La demanda está, sigue por las nubes y en el corto plazo no lo vemos cediendo”, agregó.