México | Red 3G aún es utilizada por un gran número de usuarios: Viasat

191

Milenio Luis Pablo Segundo

Las redes de telefonía y conectividad siguen evolucionando, aunque los usuarios se conectan a redes 4G y 5G más rápidas, parece que la 3G sigue siendo utilizado por un gran número de usuarios en México, sostiene un análisis de Viasat, empresa de telecomunicaciones de Estados Unidos.

La red 3G es la tercera generación de redes de telefonía móvil que, gracias a la tecnología UMTS (Sistema Universal de Telecomunicaciones Móviles), ofrece prestaciones como la posibilidad de realizar llamadas de voz y vídeo, procesar transacciones de datos y acceder a internet móvil.

Pero, ante la llegada de las redes de nueva generación, más eficientes, rápidas y dinámicas en cuanto a las posibilidades que ofrecen, como la conexión de dispositivos IoT, ¿por qué no se ha apagado aún la red 3G?

Un informe de Ericsson sostiene que no será hasta 2024 cuando el número de usuarios de 3G tenga un descenso significativo de cerca del 120 por ciento respecto a los registrados en 2019. Hasta entonces, parece que la red 3G no se “jubilará”.

El primer factor a tener en cuenta es que el apagado de la red 3G tendrá un impacto significativo en un gran número de personas, ya que la red sigue siendo aprovechada únicamente en ciertas partes del mundo. El estudio de Ericsson estima que todavía hay unos tres mil millones de usuarios de esta red en todo el mundo.

Otro factor a tener en cuenta es más bien a nivel empresarial, por ejemplo, con los dispositivos M2M (machine-to-machine), como los terminales de punto de venta, que dependen de la red 3G. Por eso las empresas deben estudiar y comprender el impacto que podría generar la retirada de la red 3G, que es una de las razones por las que se ha retrasado su retirada.

Las redes de telefonía y conectividad siguen evolucionando, aunque los usuarios se conectan a redes 4G y 5G más rápidas, parece que la 3G sigue siendo utilizado por un gran número de usuarios en México, sostiene un análisis de Viasat, empresa de telecomunicaciones de Estados Unidos.

La red 3G es la tercera generación de redes de telefonía móvil que, gracias a la tecnología UMTS (Sistema Universal de Telecomunicaciones Móviles), ofrece prestaciones como la posibilidad de realizar llamadas de voz y vídeo, procesar transacciones de datos y acceder a internet móvil.

Pero, ante la llegada de las redes de nueva generación, más eficientes, rápidas y dinámicas en cuanto a las posibilidades que ofrecen, como la conexión de dispositivos IoT, ¿por qué no se ha apagado aún la red 3G?

Un informe de Ericsson sostiene que no será hasta 2024 cuando el número de usuarios de 3G tenga un descenso significativo de cerca del 120 por ciento respecto a los registrados en 2019. Hasta entonces, parece que la red 3G no se “jubilará”.

El primer factor a tener en cuenta es que el apagado de la red 3G tendrá un impacto significativo en un gran número de personas, ya que la red sigue siendo aprovechada únicamente en ciertas partes del mundo. El estudio de Ericsson estima que todavía hay unos tres mil millones de usuarios de esta red en todo el mundo.

Otro factor a tener en cuenta es más bien a nivel empresarial, por ejemplo, con los dispositivos M2M (machine-to-machine), como los terminales de punto de venta, que dependen de la red 3G. Por eso las empresas deben estudiar y comprender el impacto que podría generar la retirada de la red 3G, que es una de las razones por las que se ha retrasado su retirada.

Como tal, la tecnología satelital de la compañía es una herramienta fundamental para ofrecer internet fiable a quienes no tienen acceso a las redes 4G y 5G, así como a quienes se verán afectados por un eventual “apagón” de la red 3G en el futuro.

Hoy en día, la red de satélites de Viasat cubre hasta el 96 por ciento del territorio nacional, y su servicio de internet conecta a la gente incluso en las comunidades de más difícil acceso.

La compañía anunció recientemente el lanzamiento en 2022 de ViaSat-3, una constelación global que proporcionará servicios de internet de banda ancha por satélite para las Américas y las regiones oceánicas, proporcionando 8 veces más capacidad en órbita que en la actualidad.

Se prevé que el primero de los tres satélites ViaSat-3 proporcionará más datos con umbrales de datos más elevados, velocidades más rápidas, streaming de mayor calidad y mayor fiabilidad del servicio.

Hoy en día, la conectividad ofrece la posibilidad de que las personas sean escuchadas, oportunidades donde más se necesitan, y nivela el campo de juego, para que todos puedan alcanzar su máximo potencial.

Las redes 3G, 4G y 5G coexisten y generan beneficios para muchos usuarios, sin embargo, esas redes se limitan a servir a los usuarios dentro de sus áreas de cobertura.

La conectividad por satélite proporciona internet donde otras redes terrestres y móviles no pueden hacerlo, y Viasat está ampliando su red mundial para ofrecer un internet rápido, fiable, asequible y de alta calidad a las comunidades desatendidas y subatendidas.