México | Sugieren eliminar IVA a smartphones para mayor adopción

99

Reforma Ailyn Ríos

Una opción para aumentar la adopción de teléfonos inteligentes en México sería eliminar el IVA que se les impone, sugiere el estudio “Incentivos para una actividad esencial: Promoviendo la adopción de smartphones en México”.

A nivel internacional, existen casos donde quitar carga fiscal a los teléfonos inteligentes provoca un alza en su adopción. Kenia eliminó en 2019 el IVA de los smartphones, lo que resultó en un aumento del 20 por ciento en la tasa de penetración de estos aparatos, señala el estudio realizado por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y The Competitive Intelligence Unit (The CIU).

También está el caso de Ghana, que en 2015 disminuyó los aranceles aduaneros sobre los smartphones, lo generó una recaudación de 37 millones de dólares.

“En el caso mexicano pudiéramos observar otro efecto dado que tenemos una altísima penetración. Hay que recordar que 93 por ciento del total de las líneas corre a través de un smartphone, ¿qué sucedería si eliminamos este impuesto?

“Veríamos que los usuarios empezarían a adquirir equipos de mejores gamas y se traduciría en que los usuarios en México tuviéramos mejores dispositivos que nos permitieran tener acceso a mejores herramientas”, dijo Rolando Alamilla, gerente de Investigación de Mercados en The CIU, en la presentación del estudio.

Las empresas de telecomunicaciones cubren cargas impositivas adicionales como el pago de cánones por el uso del espectro radioeléctrico. Esta multiplicidad de gravámenes, más que elevar la recaudación, incide negativamente sobre la adopción de los servicios de telecomunicaciones.

En total el sector de telecomunicaciones y de las tecnologías de la información paga 15 tipos de impuestos distintos, de los cuales cinco son exclusivos para el sector, a eso se agrega el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios.

Otras sugerencias para alentar la adopción de teléfonos inteligentes en el País es dar subsidios, particularmente a estudiantes, para evitar una mayor deserción escolar que la registrada durante la crisis actual por el Covid-19.

Además, podrían promoverse préstamos personales donde las instancias gubernamentales actúen como prestamista, con tasas de interés reducidas, o como aval solidario en el proceso de adquisición de smartphones.