México | Tardaría tres años una planta de chips

157

Reforma Frida Andrade

Construir una fábrica de semiconductores para aliviar el problema de escasez tomaría entre dos o tres años, según el análisis “Dos lecciones que nos enseñó la escasez de chips sobre las cadenas de suministro”.

Incluso, sólo añadir capacidad a una planta ya existente podría llevar más de un año.

Actualmente la mayoría de las plantas están operando a toda su capacidad desde el tercer trimestre de 2020, refiere el análisis presentado por la consultora Brain & Company.

Se trata de un movimiento costoso, pues aumentar sólo entre 5 y 10 por ciento la capacidad en los nodos existentes de la cadena de suministro de chips significaría un valor de 40 mil millones de dólares.

En el mundo, la mayoría de las inversiones en semiconductores son destinados a la tecnología de vanguardia, es decir, la que se requiere para producir chips avanzados utilizados en teléfonos inteligentes, computadoras portátiles y servidores.

No obstante, los semiconductores de primera generación (lagging-edge), es decir, aquéllos que están basados en tecnología desde hace más de una década y que juegan un papel fundamental en productos industriales como automóviles y lavadoras, han sido el principal problema de la escasez, pues no se tiene el incentivo de venderlos a un buen costo.

“Los fabricantes de chips han tenido un incentivo limitado para invertir en capacidad de producción adicional para estos chips menos avanzados, que normalmente se venden por uno o dos dólares cada uno, en comparación con 100 dólares o más para los semiconductores de gama alta”, se lee en el análisis.

A diferencia de los semiconductores de vanguardia, las fábricas que producen chips de baja tecnología tienden a ser más antiguas y están totalmente depreciadas, señala el documento.

En México, la Secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, se pronunció durante su visita a Washington, a inicios de septiembre, en favor de que el País colabore en la cadena de producción de chips en la región de Norteamérica.

El análisis advierte que así como ocurrió con los chips, la próxima interrupción de la cadena de suministro podrían ser otros componentes usados entre diversas industrias, como por ejemplo, las baterías de iones de litio.

Si bien las empresas de tecnología han sido los mayores consumidoras de baterías de iones de litio durante años, ahora están siendo rápidamente superadas por la industria automotriz, conforme ganan terreno los vehículos eléctricos.

“En caso de escasez de baterías, los proveedores de tecnología pueden encontrarse como clientes más pequeños y de menor prioridad perdiendo acceso a un componente vital”, destaca el reporte de consultora Brain & Company.

Alternativas

La manufactura de un chip, que por lo regular tarda tres meses, puede tener soluciones ante la escasez de estas piezas, pero a largo plazo.

PRINCIPALES SOLUCIONES A LA ESCASEZ DE CHIPS (Meses)

SOLUCIÓNPOSIBLE TIEMPO REQUERIDO
Construir una nueva fábrica24-36
Rediseñar las piezas y cambiar de proveedor18-24
Aumentar capacidad a la fábrica12-15
Mudarse a una fábrica diferente9-12
Aumentar la utilización de la fábrica a la máxima capacidad3-6

Fuente: Bain & Company