México | “Vamos por 20 millones de clientes”: Mónica Aspe

143

Milenio Regina Reyes-Heroles C. y Ilana Sod

AT&T México reportó ingresos en el tercer trimestre por 724 millones de dólares (mdd), un incremento de 12.6% comparado con los 643 mdd del mismo periodo del año pasado. La empresa detalla que este resultado estuvo impulsado por su nueva estrategia de negocio llamada “Ármalo”, cuyo programa busca que los usuarios personalicen sus planes telefónicos de acuerdo a sus necesidades.

“No somos perfectos, pero sí somos los que le echamos más ganas para mejorar nuestros procesos y servir a los clientes en distintos canales para la venta de productos o servicios”, menciona Mónica Aspe, CEO de AT&T México.

¿Cuál fue la estrategia de AT&T para entrar al mercado mexicano?

Tenemos clientes de distintos tipos: individual, retail, consumo de prepago y pospago. También tenemos clientes empresariales y mayoristas; por ejemplo, Telefónica, que está migrando todo su tráfico a nuestra red. Recientemente relanzamos Internet en casa, que es nuestro segundo pilar estratégico en el país, esperamos sumar alrededor de 15,000 nuevos usuarios mensuales en este segmento, lo que se podría traducir en 180,000 nuevos suscriptores anuales. En todos estos productos lo que hacemos es poner al cliente al centro de nuestra operación y definiéndose de manera mucho más flexible y rápida en el mercado.

¿Cómo fue el desempeño de AT&T México este año?

Tuvimos un tercer trimestre muy positivo, crecimos 427,000 clientes en un solo trimestre y estamos trabajando para un cuarto trimestre igual de fuerte, con muchas ganas de cruzar los 20 millones de suscriptores. ¿Y qué hacemos? Ponemos al cliente en el centro de lo que hacemos y nos distinguimos por un mejor servicio. No somos perfectos, pero sí somos los que le echamos más ganas para mejorar nuestros procesos, servir a los clientes en distintos canales para la venta de productos o servicios. Tenemos ofertas innovadoras como la estrategia “Ármalo” que busca que los usuarios personalicen sus planes telefónicos de acuerdo a sus necesidades. Todo en torno al cliente, es cuando la empresa realmente empieza a transformarse y a reflejarse en los resultados financieros.

¿Qué tan importante es México para AT&T a nivel global?

Aunque somos una empresa muy grande en México, somos una parte pequeña de la compañía a nivel global. Pero somos muy importantes, tenemos cerca de seis años en el país, donde los primeros años fueron para la adquisición de dos empresas: Nextel y Iusacell. En ese inicio cubrimos cerca de 44 millones de personas, hoy cubrimos más de 103 millones. Al principio apostamos por la construcción de la red, el crecimiento y distribución para estar mucho más cerca de la población mexicana con nuestros productos y servicios.

Después ya vinieron los años de trabajar por la rentabilidad y ya alcanzamos resultados positivos en EBITDA. Somos una empresa operativamente rentable para la compañía a nivel global.

¿Cuáles son sus negocios prioritarios?

Es difícil decir cuáles son prioritarios ya que las telecomunicaciones son una industria de escala. Tenemos costos fijos muy altos porque tenemos una inversión enorme en la red, hemos invertido más de 10,000 mdd en los últimos seis años en México. Por ello, necesitamos el negocio de prepago, de postpago, empresarial y el mayorista. Todos estos servicios son muy importantes para la rentabilidad de la compañía y su viabilidad futura depende de que todos esos negocios juntos paguen el costo de la red y podamos dar un muy buen servicio en todos los segmentos donde operamos.

¿Qué hace AT&T México para sumar la red 5G a sus servicios?

Vamos a estar ahí en el momento correcto. En México estamos sentando las bases en nuestra red, haciendo las inversiones necesarias. Somos pioneros en 5G en Estados Unidos, donde AT&T ya desplegó la red a nivel nacional.

¿De qué trata la alianza que tienen con el gobierno de la CDMX?

El objetivo del programa Civismo Digital es brindarles las herramientas necesarias a los dos millones de estudiantes de primaria y secundaria para que puedan usar la tecnología a su favor de manera eficiente, segura y responsable, disminuyendo los riesgos propios del entorno digital. Esta información ya está en los libros de texto de los estudiantes.