Microsoft te dejará volver a utilizar Windows 10 si no te convence su nuevo sistema operativo

Quienes sobrepasen ese periodo y quieran realizar el cambio tendrán que formatear su equipo, según explica la tecnológica en un documento

102

ABC Tecnología

La próxima llegada de Windows 11, que se espera que esté disponible para todos los usuarios a finales del presente año, no implica que, de golpe, Windows 10 vaya a desaparecer. Ni mucho menos. Y no solo porque el presente sistema operativo de Microsoft vaya a seguir recibiendo soporte a largo plazo –en concreto, hasta el 14 de octubre de 2025–; también porque la tecnológica estadounidense va a dar 10 días a los usuarios que lo quieran para que regresen a Windows 10 sin problemas. Con todos sus archivos intactos.

Así lo ha destacado la tecnológica en un documento de preguntas y respuestas que ha puesto a disposición de los comerciales para que estén preparados ante la llegada del nuevo sistema operativo. En este se recoge que quien quiera volver a la anterior versión, y ya haya terminado el plazo de 10 días, tendrá que realizar una ‘instalación limpia’, es decir, formatear el equipo e instalar esta versión del sistema operativo de cero, lo que supondrá también tener que realizar una copia de seguridad de los datos y los archivos para no perderlos.

El plazo de gracia que ofrece Microsoft es algo habitual. Sin embargo, en este caso el tiempo que ofrece la tecnológica al usuario para pensar si quiere dar vuelta atrás es más reducido que en otras ocasiones. De este modo, cuando comenzó el salto de Windows 8 a Windows 10, el internauta contaba con 30 días para retornar a la versión anterior. Un periodo que, de acuerdo con la información compartida por la empresa, ahora se ha acortado en más de 20 días.

En el documento, además, se destaca que la posibilidad de actualizar a Windows 11 dependerá de las características del ordenador, es decir, de que sea compatible con la nueva versión. Algo que, según destaca la compañía, será posible en la mayoría de equipos que actualmente son compatibles con Windows 10.

Asimismo, Microsoft señala que la actualización de los ordenadores a Windows 11 arrancará a finales de año y seguirá desarrollándose durante 2022. La llegada del sistema operativo dependerá del dispositivo que vaya a recibir la actualización.