Microsoft y Nokia colaboran con gobierno de Australia en 5G y tecnología espacial

187

Microsoft y Nokia se han asociado con el gobierno de Australia Meridional para innovar con tecnología espacial y 5G, a fin de llevar una nueva clase de soluciones digitales a la industria.

Para eso, Microsoft estableció un equipo de Azure Space en Lot Fourteen en Adelaide, Australia.

La colaboración combinará tecnologías como la Inteligencia Artificial, con la experiencia de la industria global para mostrar cómo 5G puede ofrecer una nueva era de transformación digital. Las dos compañías explorarán cómo el espacio y la innovación 5G se pueden adoptar para el beneficio de la industria en el sur de Australia y a nivel nacional.

Lynn McDonald, líder de Azure Space en Australia, afirmó: “Estamos encantados con este acuerdo con el gobierno de Australia Meridional y la oportunidad de trabajar con Nokia mientras reunimos a expertos interdisciplinarios para desarrollar, probar e implementar nuevas tecnologías y estrategias que respondan a algunos de los mayores desafíos que enfrentan las organizaciones en la actualidad”.

Te recomendamos: Australia: cinco empresas se quedan con espectro en 26 GHz por 507 mdd

Por su parte, Anna Wills, directora General de Australia y Nueva Zelanda en Nokia, sostuvo que la combinación del 5G de Nokia para las capacidades de la industria con las capacidades de computación y espacio de Microsoft, darán soluciones que prometen un impacto profundo y duradero para las industrias australianas.

“Esta asociación entre Microsoft y Nokia consolida aún más la posición de nuestro estado dentro de la industria espacial global”, dijo el Primer Ministro de Australia del Sur, Steven Marshall. “Damos la bienvenida a Microsoft y Nokia a Adelaide y esperamos trabajar con ambas empresas para construir un sector espacial aún más fuerte en Australia del Sur y crear muchos puestos de trabajo locales”.

En este sentido, el Ministro de Comercio e Inversiones, Stephen Patterson, recalcó que el gobierno invertirá 6 mil 500 millones de dólares para diseñar y construir un satélite de órbita baja para proporcionar servicios de comunicaciones al Estado.