Mini consolidación del mercado colombiano podría cambiar el panorama de los próximos años

703

Los efectos de la pandemia por Covid-19, la evolución de los negocios de medios y telecomunicaciones, y proyectos de infraestructura pública que enfrentan sus propias dificultades han provocado una mini consolidación del mercado colombiano en la primera mitad de este 2021. Aunque es poco probable que el consumidor note siquiera estos cambios en el corto plazo, podría ser el inicio de una evolución importante de la estructura del mercado.

Mediante una combinación de política pública y competencia, Colombia se ha convertido en uno de los mercados móviles más dinámicos de la región. Según cifras recientes de la GSMA, se espera que en los próximos cinco años Colombia logre sumar tres millones de nuevos suscriptores al servicio móvil, además de ocho millones de nuevos suscriptores a Internet móvil. Adicionalmente, se estima que la penetración de smartphones pasaría de 59 por ciento en 2019 a 82 por ciento en 2025.

Sin embargo, el escenario está también lleno de retos, incluyendo una enorme presión sobre los márgenes de utilidad provocada por uno de los ingresos por usuario (ARPU) más bajos de la región, una competencia desequilibrada con gran participación estatal, además de incertidumbre regulatoria sobre la propiedad de la infraestructura en el país.

El operador que es nuevo pero no realmente

Desde 2019, la entrada de Novator Partners al mercado colombiano, que opera la controversial marca WOM, se ha mantenido envuelta en la polémica: desde su participación en la licitación de espectro, cuando dejó de pagar un bloque al señalar que su apuesta había sido un error de dedo, hasta el conflicto actual por definir si la compra realizada de Avantel le permite aprovechar los beneficios regulatorios para entrantes.

En principio, WOM sería un nuevo operador en el mercado colombiano que ingresó mediante la compra de espectro en la pasada licitación de 2019, atraído por los beneficios que ofrece la regulación colombiana a nuevos operadores. Estos beneficios incluyen descuentos en los pagos por la licencia del espectro y condiciones especiales de operación como un menor costo de roaming.

Sin embargo, los inversionistas detrás de la marca decidieron que la compra de un operador establecido les permitiría lograr una rápida base de usuarios, además de acceder a activos importantes como más espectro, infraestructura de red y puntos de venta. Esto creó la pregunta para los competidores sobre si Novator Partners es realmente un nuevo operador o no.

Para añadir a la confusión, la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC) consideró que una parte de la compañía podía ser entrante y otra no. Básicamente, el tráfico generado por líneas de Avantel tendría que pagar la tarifa de roaming regular y el tráfico de líneas WOM podrían acceder al beneficio como entrante.

La expectativa se encuentra ahora en observar cómo este esquema puede afectar la política de precios del operador, en conjunto al manejo de la pesada deuda que carga de Avantel y la búsqueda de rentabilidad. Uno de los principales diferenciadores de WOM en Chile se centró en conformar una oferta agresiva de precios que en tan sólo cinco años le permitió capturar cerca del 20 por ciento del mercado.

De acuerdo con las más recientes cifras publicadas por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), el nivel de precios en Colombia se encuentra en un nivel medio respecto a sus pares en la región, ya que si bien no son tan altos como Argentina o Bolivia, tampoco ha logrado la asequibilidad que muestran Chile y México.

Por ejemplo, en el caso de una canasta de servicios de voz (70 minutos y 20 SMS), Colombia exhibe un nivel de precios de 1.24 por ciento del ingreso nacional bruto per cápita, lo que lo ubica aun por arriba del 0.5 por ciento de México y del 1.12 por ciento de Chile. En el caso de una canasta de servicios de alto uso de voz y datos, los precios en Colombia están incluso por arriba del objetivo de la UIT de 2 por ciento y superan ampliamente a sus pares latinoamericanos.

Países seleccionados de América LatinaNivel de precios por canasta de servicios como porcentaje del ingreso nacional bruto en 2020 – UIT
Voz celular – bajo usoVoz y datos móviles – bajo usoVoz y datos móviles – alto uso
Bolivia3.245.3811.57
Argentina3.694.889.02
Ecuador2.592.483.14
Colombia1.241.762.35
Uruguay1.221.031.52
Perú1.961.511.51
Brasil1.431.431.43
México0.51.31.3
Chile1.120.841.13

Este escenario podría representar la oportunidad que WOM estaría buscando para ingresar de una manera disruptiva al mercado colombiano, al presionar los precios por debajo del nivel en el que se encuentran actualmente.

Sin embargo, se mantiene en duda la capacidad de sostenibilidad del modelo, al considerar que Colombia exhibe también el ARPU más bajo de la región, lo que podría reducir el margen de maniobra de WOM respecto al recorte de precios. Según datos de Bank Of America – Merrill Lynch, se estima que el ARPU en Colombia en 2020 se ubicaría en 4.23 dólares, prácticamente la mitad del ARPU chileno.

ARPU 2019DólaresARPU 2020EDólares
Colombia4.854.23
Argentina5.494.61
Brasil64.81
Perú6.256.61
México6.836.79
Chile9.588.25

Aunque el escenario colombiano podría ofrecer la oportunidad que busca WOM, representa también un reto de mayor complejidad por los efectos que podría tener sobre la inversión, el despliegue de infraestructura y la rentabilidad, de la propia compañía y de la industria en general. No obstante, es de esperar que la extravagancia del director y una publicidad disruptiva de la marca con enfoque al público joven crearán un nuevo dinamismo al mercado colombiano.

Movistar se fortalece 

Es conocido que Telefónica mantiene sus opciones abiertas respecto al mercado latinoamericano y que se ha mostrado dispuesta a vender parte o la totalidad de sus operaciones en la región. Su apuesta en este momento se centra en sus cuatro principales mercados: Brasil, Reino Unido, Alemania y España.

Por ello, no sorprende que la compañía haya tomado decisiones que le permitan salir de los mercados en la región, incluyendo la venta de su negocio de torres a American Tower, la renuncia a licencias de espectro en México y la no participación en la última licitación de espectro en Colombia.

Recientemente, el operador de capital español reveló haber alcanzado un acuerdo para la compra de los activos de Internet fijo de DirecTV, junto con los usuarios, infraestructura y espectro radioeléctrico. Como lo señaló el propio operador, un componente relevante de la transacción se basó en la adquisición de los 70 MHz de espectro en la codiciada banda de 2.5 GHz, que le permitirá ampliar sus servicios 4G.

DirecTV adquirió dicha banda en 2013 cuando pagó 149.42 mil millones de pesos colombianos, que se dividen en 71 mil 856 millones de pesos por un bloque de 30 MHz y 77 mil 565 millones de pesos por uno de 40 MHz que se reservó para nuevos entrantes. Como referencia, Claro pagó en la última licitación 637 mil millones de pesos por tres bloques de 10 MHz en la misma banda.

En el corto plazo, la adquisición de espectro le permitirá a Movistar ser más competitivo y mejorar su capacidad de servicio de Internet fijo y móvil; mientras que a largo plazo, al convertirse por ahora en el operador con la mayor tenencia de espectro en el país, podría darle una mejor posición de negociación en la posible venta de la unidad.


De concretarse la venta de DirecTV a Movistar y después de la compra de Avantel por WOM:

Sin embargo, Movistar no podría sumar todo el espectro de DirecTV a su propiedad ya que superaría el límite de espectro de 90 MHz impuesto por las autoridades colombianas. El escenario más probable es que la compañía española sume los 30 MHz de espectro FDD (Frequency Division Duplex) de los rangos de 2,555 MHz a 2,570 MHz (uplink) y de 2,675 MHz – 2,690 MHz (downlink). DirecTV aún tendría bajo su propiedad los restantes 40 MHz que en su momento ganó como entrante.

Millicom podría convertirse en el único inversionista de UNE-EPM

Aunque expertos, industria, organismos como la OCDE, y algunos políticos se habían pronunciado para que el Estado colombiano sacara sus manos del mercado, asumiendo plenamente su función como regulador, nuevas condiciones como la actual crisis económica, un proyecto público que no ha cumplido con los resultados esperados, además de una situación política compleja podrían llevar finalmente a resolver una parte de esta particularidad del mercado colombiano.

Cabe recordar que actualmente el Estado tiene también una participación conjunta en Movistar de 32.5 por ciento, por la cual se vio obligada en 2017 a capitalizar a la sociedad con cerca de 2.1 billones de pesos colombianos.

Al respecto, Daniel Quintero, actual alcalde de Medellín y actual presidente de la Junta Directiva de EPM, tendría el propósito de evitar un escenario similar en UNE-EPM, en el que el gobierno se viera obligado a capitalizar una empresa sobre la cual no tiene poder de decisión y de la que ni siquiera recibe beneficios económicos.

Un informe publicado por la Contraloría de Medellín en 2017 había advertido de las constantes pérdidas económicas que representaba esta compañía para el gobierno, y el riesgo que existía de una posible capitalización en el corto plazo.

Desde 2018, EPM anunció un plan de vender activos no estratégicos con la intención de recaudar hasta 4 billones de pesos colombianos, que le permitiría mantener operaciones críticas de servicios públicos y, sobre todo, hacer frente a su ambicioso proyecto de instalación de una hidroeléctrica en Ituango, que se ha retrasado más de dos años.

La venta del brazo de telecomunicaciones de la compañía pública de EPM se da en medio de un escenario político y económicamente muy complejo, por lo que podría enfrentar nuevos obstáculos o hasta retrasarse indefinidamente.

Aún se está a la espera de que la propuesta para salir del segmento de telecomunicaciones sea presentada al Concejo de Medellín, después de lo cual iniciaría el complejo y muy posiblemente largo proceso de compra. El propio Quintero ha estimado que sería un proceso de hasta dos años. La compañía pública ya ha enfrentado retrasos y dificultades para la venta de otros activos como Interconexión Eléctrica (ISA).

El primer candidato para la compra de UNE-EPM evidentemente sería su actual accionista mayoritario que es Millicom, el cual posee actualmente el 50 por ciento más una acción de la compañía. Cabe recordar que en 2006 Millicom ingresó como socio mayoritario a Colombia Móvil (que operaba como OLA) mediante una oferta de capitalización, para posteriormente fusionar estas operaciones con UNE-EPM.

La posibilidad podría no ser tan lejana si se considera que recientemente Millicom cerró la venta de sus activos en el continente africano para concentrar sus recursos en el mercado de América Latina. Sin embargo, también se debe considerar que la operación de Tigo registraría pocos cambios, dado que Millicom ya opera con su marca y objetivos.