Movistar y licitación 5G: “El espectro tiene que entregarse a las empresas que sí van a invertir”

0
438

Diario Financiero – Jorge Isla

Con una trayectoria de 30 años en telecomunicaciones, el director de Estrategia, Regulación y Asuntos Públicos de Movistar Chile, Fernando Saiz conoce de primera fuente los desafíos que involucra establecer un nuevo estándar tecnológico, como fue el proceso de cinco años desde el nacimiento de las redes 3G y 4G hasta su implementación en el país.

Por eso, valora la decisión del gobierno de lanzar este lunes la licitación para el 5G con la meta de realizar su entrada en operaciones dentro de los límites de la actual administración hacia el 2022, cronograma que considera “muy ambicioso” no solo como señal para apurar el proceso, sino por lo difícil que es cumplirlo las condiciones actuales de la industria.

Advierte que la factibilidad de este plan requiere antes despejar obstáculos en tres frentes: certeza jurídica e igualdad de condiciones; normas que hagan factible el despliegue de infraestructura y un modelo de negocios que sustente las fuertes inyecciones de recursos necesarias. “Si queremos ser líderes en el futuro 5G, la industria debe volver a ser atractiva para la inversión, lo que requiere un esfuerzo y compromiso país distinto a lo que se ha hecho en el pasado”, afirma Saiz, recordando que los US$ 1.500 millones destinados por la industria el año pasado a su expansión es 40% menor a la esperada para implementar la digitalización en el país.

“El sector de telecomunicaciones debe apuntar a un modelo nos permitan retomar la fuerza inversora, tanto en el mundo móvil (radiobases), conectividad de fibra óptica y small cells”, enfatiza Saiz en Barcelona donde encabeza la delegación de su compañía en el Mobile World Congress 2019, el mismo evento elegido por la subsecretaria Pamela Gidi para anunciar la partida de la licitación.

Sobre el papel de la autoridad para hacer realidad el 5G, el ejecutivo subraya que el gobierno debe realizar una modernización normativa y regulatoria que revierta problemas como que “el tiempo para obtener permisos de obras civiles sea 3,6 veces mayor que en Francia o Alemania, o que el costo de un sitio para construir torres móviles sea 70% más caro que en el Reino Unido o España, en circunstancias que el 5G requiere miles de antenas”.

¿Qué tan factible ve instalar el 5G en dos años y cuál es el factor más crítico?
-Lo que está planteando la autoridad requiere un trabajo mucho más acelerado y un esfuerzo distinto. Para nosotros, la mayor preocupación es el espectro, tema en que si seguimos con este ritmo de judicializaciones y ruido, no llegamos. Hay primera consulta por el CAP de espectro en
el TDLC que, seguramente, va a ir a la Corte Suprema, una segunda con inició Movistar Chile en la banda 3,5 GHz -que es donde va el 5G- y ahora la subsecretaria acaba de anunciar la tercera a partir de marzo.

-¿Ve viable avanzar en la licitación en paralelo a estas consultas, tal como ha manifestado la autoridad?
-Estas tres consultas tienen que estar resueltas antes de hacer una licitación; de lo contrario, ningún actor chileno puede participar porque todos estamos copados en CAP de espectro.


-A su juicio, ¿de qué manera hay que resolver estas consultas?
-Requiere que todos los actores, las empresas y los organismos, estén dispuestos y seamos generosos en poner el espectro a disposición de los queramos invertir. Eso es fundamental, ya que el negocio de telecomunicaciones en Chile tiene una crisis de rentabilidad, y eso es bueno
decirlo porque para que haya inversiones en un 5G a nivel nacional de Arica a Puerto Williams y no confinado a algunas ciudades o lugares.

-¿Lo ve posible?
-Sí, si todos los actores realmente cooperamos para que esto pueda darse y no terminemos en una judicialización brutal. La incertidumbre se ha generado porque hay actores han violado este
principio: en el concurso 700, una organización de consumidores consiguió retrasar el inicio por varios años, y también nos preocupa que al discutir cómo liberamos el espectro 3,5 para 5G se trate de tomar alguna ventaja.


-¿Cuál debería ser el consenso básico?

Planteamos que hay que entregar el espectro en condiciones equitativas. Eso significa que todas las empresas dispuestas a hacer estas inversiones millonarias tengamos acceso a la misma cantidad de espectro, en las mismas condiciones, con las mismas obligaciones y en el mismo plazo, lo fundamental es que no haya actores que ya cuenten con espectro asignado y operatividad avanzada por sobre otros, y tampoco que haya actores que sí deban pagar por el espectro y otros no. Insisto, el espectro tiene que entregarse a las empresas que sí van a invertir.


-¿Qué está dispuesto a aportar Movistar?
-Tenemos espectro de 3.500 en las regiones XI y XII, y por eso hemos hecho este planteamiento de mirar esto con altura de miras y de buscar un consenso en la industria. No queremos ninguna
ventaja respecto a otra.

-¿De qué manera debería actuar el regulador?

Aquí la autoridad debe ser muy seria. No nos gusta que en el pasado haya habido empresas que se adjudicaron espectros y no lo han usado. Si una empresa se compromete con un proyecto técnico a usar el espectro y no lo cumple, tiene que devolverlo.

-La Subtel está abierta a considerar distintos modelos y combinaciones de espectro de las bandas 700 MHz y 3,5 GHz, ¿cuál es la mejor fórmula?
-Si el regulador licita cinco bandas implícitamente está diciendo que van a haber cinco operadores. Lo que ocurrió con una licitación de espectro AWS, es que el regulador forzó a que aparecieran dos nuevos operadores que en la práctica no usaron el espectro y se transformaron en OMV. No puede pasar que por tratar de fragmentar el mercado tengamos nuevos entrantes
que no operen el espectro.

-Más allá de la licitación, la rentabilidad de la industria bajó otra vez en 2018 y factores como el nuevo decreto tarifario profundizarán esa tendencia. ¿Cómo va a enfrentar Movistar ese
escenario?
-Se están viendo distintas formas de enfocar el negocio en telecomunicaciones. En EE.UU. mientras en los 80 se buscó tener muchas empresas creando compañías regionales, y hoy la discusión es que van a pasar de 4 operadores a 3 operadores en una consolidación que tiene que ver con el cambio tecnológico, que requiere más inversiones y economías de escala, por lo cual es mejor tener menos competidores más fuertes. Esa discusión también está ocurriendo en Europa, y creemos que es una discusión que debe darse en Chile de forma serena.


-Siguiendo ese argumento ¿cuántos operadores debiera haber en Chile?
-No hay un número mágico de cuantos operadores debemos ser, pero una industria donde solo dos operadores móviles tienen números azules y hay dos operadores que están en rojo, es algo que debe preocupar a las autoridades y debe discutirse.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here