Participación de las mujeres STEM en el mundo

0
1273

A lo largo de la historia, las mujeres han tenido que luchar contra grandes desafíos para participar en campos de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas (STEM). 

A pesar del progreso para garantizar oportunidades para las mujeres en los campos de STEM, las mujeres y las niñas siguen subrepresentadas en todas las regiones del mundo; sin embargo, para lograr los objetivos de desarrollo sostenible, se debe garantizar el acceso pleno y equitativo, y la participación en la ciencia para las mujeres y las niñas.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha pedido a la comunidad global que ponga fin a este desequilibrio, y cada año celebra el Día Internacional de la Mujer en la Ciencia para ayudar a lograr este objetivo.

El Foro Económico Mundial muestra que las mujeres representan alrededor de la mitad de la población mundial, pero aparecen de manera desproporcionada en las industrias STEM. En promedio el 30 por ciento de los investigadores del mundo son de género femenino.

Las cifras del Instituto de Estadística de la UNESCO (UIS) muestran una imagen global de dicha desigualdad.

En Asia Central, las mujeres representan casi la mitad de los investigadores, más de un 80 por ciento de los investigadores en Myanmar son mujeres, y hay más mujeres investigadoras que hombres en países como Azerbaiyán, Tailandia y Georgia.

En el caso de Asia, el promedio cae al 18.5 por ciento, en India las mujeres representan menos del 15 por ciento de los investigadores, cayendo a cifras únicas en Nepal.

Por otra parte, los investigadores en América Latina y el Caribe, en los Estados de Medio Oriente y los países de Europa Central y del Este, el compromiso femenino promedio es de alrededor de un 40 por ciento.

Mientras que las tasas promedio para América del Norte, Europa occidental y África son alrededor del 30 por ciento. 

Y en la nación africana de Chad las mujeres representan sólo el 5 por ciento de los investigadores, la tasa más baja de los encuestados.

La falta de mujeres en campos relacionados con la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas (STEM) en la educación superior es baja. A nivel mundial, la matrícula de las alumnas es particularmente mínima en tecnología de la información y las comunicaciones, ya que sólo ocupa el 3 por ciento de la población estudiantil; para ciencias naturales, matemáticas y estadísticas registra el 5 por ciento y en ingeniería, fabricación y construcción es del 8 por ciento, según la UNESCO.

Cierto es que las mujeres se sienten más atraídas por los cursos STEM en algunas regiones del mundo, pero la situación global sigue caracterizada por desequilibrios de género.

Utilizando datos recientes del Servicio británico de admisión (UCAS) y de la Agencia de Estadísticas de Educación Superior (HESA) del Reino Unido, muestran que un 35 por ciento de los estudiantes de STEM en educación superior en el Reino Unido son mujeres.

Las mujeres en el Reino Unido comprenden aproximadamente un tercio de las personas inscritas en cursos de ciencias físicas (como física, química y astronomía), es decir, un 39 por ciento de los estudiantes; una proporción similar cursa ciencias matemáticas, un 37 por ciento de alumnas.

Pero el atractivo de las ciencias de la computación y las materias de ingeniería y tecnología es considerablemente menor, sólo un 19 por ciento de las mujeres del Reino Unido constituyen una parte del cuerpo estudiantil.

Por otra parte, los prejuicios y los estereotipos de género de larga data están alejando a las niñas y las mujeres de los campos relacionados con la ciencia.

Al igual que en el mundo real, en la industria cinematográfica en Estados Unidos revela prejuicios similares: el estudio de 2015 sobre el sesgo de género sin fronteras del Instituto Geena Davis mostró que los personajes en pantalla con un trabajo STEM identificable, sólo el 12 por ciento eran mujeres.

Las mujeres que eligen enfrentar el desafío y seguir una carrera STEM se enfrentan a un salario desigual y no avanzan tanto como los hombres en sus carreras.

Sin embargo, es necesario que las organizaciones y las empresas sean proactivas en la creación de espacios para las mujeres, brindando oportunidades y el apoyo que necesitan para tener éxito.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here