Nación digital. Fibra, fibra y fibra

233

Reforma Jorge F. Negrete P.

¿Qué es? La fibra óptica es un polímero acrílico que conduce un río de luz y transporta datos. Es la supercarretera que conduce al universo digital. Un agujero negro que se traga todo y vomita vida.

Sin fibra óptica no hay 5G, no hay transformación digital, no hay ciudades inteligentes, no hay innovación, no hay competitividad económica. Sin fibra óptica no hay Estado digital que habilite el ejercicio de derechos humanos. Sin fibra óptica la promesa del bienestar digital es una mentira, no hay nación digital.

La fibra óptica es un recurso tecnológico vital para el eficiente desempeño de las tecnologías de la comunicación, es el recurso para garantizar enormes anchos de banda, estabilidad de las redes, redes confiables, acceso a nuevas aplicaciones, juegos en la red, servicios en materia de salud, seguridad pública y mejora el desempeño de las señales de video hasta 4 y 8K de resolución.

Transmitir 6.5 gigabits de información tomaría 11 días en un antiguo Dial Up, en un cable DLS entre 1 y 14 horas, pero con fibra óptica requiere segundos. Los cables de cobre tienen menor capacidad de transmisión de datos y eso se refleja en el desempeño de la sociedad digital, de la economía y el bienestar digital de la población. África es un ejemplo, con mas de 50% de su infraestructura de conectividad de cobre, mientras Asia tiene un promedio superior de 60% de fibra óptica.

Los datos. En América Latina, Uruguay es el país que tiene la mayor penetración de fibra óptica con 77%, Brasil 51.5%, Chile 32.7%, México 27%, Colombia 15.2%, Costa Rica 13.8% y Argentina 11%. En Europa, la situación se divide en dos áreas. Europa del norte, salvo España, tiene un nivel de conectividad elevado: Lituania 75.6%, Suecia 73%, España 69.7%, Noruega 57% y Finlandia 55.2%.

Pero a estos niveles de penetración extraordinarios hay que reconocer un nivel superior: Singapur 92.7%, Corea 83.9% y Japón 80.8%. España es un fenómeno inevitable: la fibra desplegada es el equivalente a toda la fibra en Reino Unido, Francia, Alemania e Italia juntos. España está condenada a un exitoso 5G, por la enorme cantidad de fibra desplegada.

El desastre. El más relevante en Europa es Reino Unido. El país que más ha influido en la regulación del mundo, es un desastre. La sobrerregulación, la separación de Open Reach, de British Telecom y mala política pública han logrado que invierta menos de 25% de 5 mil millones de euros dedicados a desplegar fibra. Sus objetivos de llegar a 85% son imposibles de lograr. Reino Unido tiene sólo 4% de fibra óptica dedicada a banda ancha. Mal ejemplo para América Latina.

La oportunidad. El despliegue de fibra óptica genera oportunidades. La capacidad de transportar masivamente datos a enormes velocidades acelera la investigación científica y tecnológica de las instituciones científicas, la creación de empresas y Pymes digitales, startups, el desarrollo del comercio digital, la creación de ciudades inteligentes, telemedicina y teleeducación. Impulsa el desarrollo de la industria de contenidos, particularmente, la industria audiovisual. Todo esto tiene un impacto en la pluralidad informativa y el ejercicio del derecho a la información, la libertad de prensa, el acceso a la cultura y el fortalecimiento de las instituciones democráticas.

Los obstáculos. La sobrerregulación municipal, el bloqueo a los accesos de vía, impuestos locales, barreras a la inversión municipal y falta de visión digital en las alcaldías obstruyen la inversión en fibra óptica.

Las ciudades deben ser las primeras en construir una poderosa visión digital urbana, en la forma de agenda digital. Un alcalde sin visión digital hará lo mismo, barrer calles y cobrar servicios públicos. Un alcalde digital es la base para una nación digital.

La fibra es un polímero que nos acerca a la luz. La fibra óptica es luz. ¿Acaso no, como dijo Octavio Paz, “la luz es el tiempo que se piensa”?

Presidente de Digital Policy & Law

Twitter @fernegretep