Niñas en la ciencia: potencial de innovación

0
433

Entender a la sociedad desde la interseccionalidad logra visibilizar temas que de otra forma no se hablarían. Un análisis de estas características encuentra las limitaciones estructurales que frenan el desarrollo sostenible. Bajo esta línea, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, una fecha donde se reconoce el rol crítico que juegan las mujeres y niñas en las áreas de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés).

La Unesco ha planteado que la ciencia y la equidad de género son piezas clave para un desarrollo sostenible. Hoy día es fácil comprobar que existen más mujeres estudiando educación superior en el mundo. Tan sólo si se observa la tasa bruta de matriculación acorde al índice de paridad de género del 2017 de la UNESCO, la puntuación es de 1.1 a favor de las mujeres.

Es necesario reconocer que la integración de la mujer a la educación superior no se traduce en igualdad económica. Las disciplinas dominadas por hombres tienden a recibir mejor remuneración económica, y las mujeres tienen mayores obstáculos para entrar a estas áreas. El ejemplo más claro de esta brecha está en el campo STEM.

A nivel global, menos del 30 por ciento de los investigadores científicos son mujeres, y el número de estudiantes mujeres en estas carreras es aún menor con 18 por ciento de la matrícula. Esta situación refleja un problema idiosincrático, cultural y educativo extremadamente arraigado en la sociedad, donde las instituciones no enfatizan ni fomentan las capacidades de las mujeres para destacar en estos ámbitos. Como consecuencia de esto, las mujeres internalizan los estereotipos donde minimizan sus capacidades sin ninguna justificación real. Prueba de este problema se comprobó con los datos del último informe PISA de 2015. La brecha de resultados ligada al género se dio debido a los bajos niveles de confianza en las niñas; cuando hubo niveles de confianza similares entre niñas y niños, las brechas de desempeño desaparecieron.

El Fondo Económico Mundial en 2014 estableció que uno de los pilares más importantes para la competitividad de los países es la innovación. Como consecuencia de esto, varios países han tomado acciones para el desarrollo de competencias en los jóvenes. Sumando a esto la constante evolución digital y los procesos de digitalización, es necesario contar con gente cada vez más competente en habilidades STEM.

La brecha de género en la ciencia y tecnología es un reto innegable para el mundo. Las oportunidades de las niñas para generar una carrera en las ciencias son limitadas, y la escasez de modelos a seguir no incentiva a las chicas a tener una carrera en este campo. Una sociedad contemporánea no puede privarse de la mitad del potencial de innovación y de creatividad por no dejar ir prejuicios y estereotipos que no son válidos.

El Día Internacional de las Niñas en la Ciencia es un recordatorio constante de dos cosas esenciales: el papel fundamental que tienen las niñas en las comunidades científicas, y la constante deconstrucción que se debe hacer como sociedad sobre los estereotipos de género y el efecto negativo que tienen al frenar el desarrollo.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here