Nueva ley de inversión de China, ¿podrá solucionar la guerra comercial con EE.UU.?

0
400

Seúl. El parlamento de China aprobó una revisión de las regulaciones para la inversión extranjera en el país. De acuerdo con Bloomberg, los cambios podrían impactar de forma positiva en grandes empresas como Ford, Alibaba y Tencent. Además, representa un gran avance en las negociaciones entre Pekín y Washington para aligerar la guerra comercial.

La ley para reemplazar las regulaciones existentes para empresas conjuntas y empresas de propiedad totalmente extranjera, está diseñada para aliviar las preocupaciones de los inversionistas sobre las dificultades que enfrentan para operar en la segunda economía más grande del mundo.

Prohibirá la transferencia de tecnología forzada y la “interferencia” ilegal del gobierno en las prácticas comerciales extranjeras, según el último borrador. El texto completo aún no ha sido publicado oficialmente.

Dos caras de la moneda

Sin embargo, aunque la reforma pretende mejorar las transacciones comerciales, otra sección clave de la legislación puede tener consecuencias de largo alcance para las más de 300 mil empresas conjuntas, o de capital compartido, extranjeras del país.

Las empresas conjuntas en China son particularmente comunes en industrias más antiguas como automóviles (Ford, por ejemplo), transporte, energía y finanzas.

El modelo fue diseñado para aportar experiencia técnica desde el extranjero al tiempo que brinda a las multinacionales un mayor alcance para operar en una de las geografías más pobladas del mundo. China tenía 331 mil 829 empresas conjuntas entre compañías locales y extranjeras a fines de 2017, según el Ministerio de Comercio.

La preocupación potencial es que a largo plazo algunas de las compañías conjuntas deberán modificar los contratos existentes para cumplir con la regulación, y eso podría afectar acuerdos comerciales fundamentales, según Gordon Milner, socio de Morrison Foerster LLP.

Las compañías aún están estudiando los efectos potenciales y aún no están seguras de cómo afectaría a las empresas existentes, dijo Xu Heyi, presidente de Beijing Automotive Group, socio de Daimler AG.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here