Nueva York, principal opositor, desistió de continuar la lucha contra la fusión de T-Mobile y Sprint, luego de que el juez federal Víctor Marrero falló a favor de las empresas en una demanda legal impulsada por un bloque de 14 estados, incluyendo esta entidad.

Después de un análisis exhaustivo, Letitia James, fiscal General de Nueva York, decidió respetar y no apelar la decisión de la corte federal de Manhattan, poniendo fin así a su liderazgo en el largo enfrentamiento que ha desafiado la postura del gobierno federal para respaldar la transacción.

James señaló que su oficina trabajará para “garantizar que los consumidores obtengan el mejor precio y servicio posible, que las redes se desarrollen en todo nuestro estado y que se creen empleos bien remunerados”, velando que la entidad fusionada cumpla con sus compromisos una vez establecida.

En diciembre del año pasado, 13 estados y el Distrito de Columbia llevaron al Tribunal de Distrito para el Sur de Nueva York de Estados Unidos su demanda para dar marcha atrás a la fusión de T-Mobile y Sprint, que ya había obtenido la aprobación del Departamento de Justicia y de la Comisión Federal de Comunicaciones.

Sus principales argumentos eran que la transacción reduciría la competencia, elevaría los precios a los usuarios y que no era viable que Dish se convirtiera en el cuarto operador del país al adquirir activos prepago de Sprint, según las condiciones del acuerdo. Sin embargo, al juez federal no le convencieron dichas premisas.

Antes de que el asunto llegara a la corte, varios estados que acompañaban la demanda se bajaron del proceso, como Mississippi, Colorado, Texas y Nevada. Aún se desconoce si el resto de fiscales generales también abandonarán la batalla. El otro líder, California, dijo que estaba revisando el fallo del tribunal y sus opciones, aunque es probable que sigan el ejemplo de Nueva York.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here