El gobierno de Nueva Zelanda informó que su programa Banda Ancha Ultrarrápida (UFB, por sus siglas en inglés) ha conectado a más de un millón de hogares y empresas del país, y al 30 de junio, el UFB estaba disponible para 83 por ciento de la población.

Kris Faafoi, ministro de Radiodifusión, Comunicaciones y Medios Digitales, mostró su alegría por la cifra que alcanzó el proyecto. “La aceptación de la red es ahora del 58.9 por ciento, superando significativamente las expectativas de cuando se desarrolló por primera vez el programa UFB” hace 10 años, señaló.

El programa UFB original se completó en 2019, por lo que ahora se está implementando una expansión del proyecto, con el objetivo de completarse en 2022 y llevar el UFB a un 86 por ciento de la población.

El gobierno indicó que la capacidad del UFB quedó comprobada durante el confinamiento por Covid-19, ya que los proveedores reportaron niveles récord de actividad en línea y, a pesar del aumento, los planes de fibra continuaron funcionando bien, sin que la velocidad promedio de descarga se viera afectada, permitiendo que un gran número de ciudadanos accediera a la educación, trabajo y comercio en línea.

Faafoi indicó que “el mercado minorista cuenta con más de 90 proveedores del servicio, que, junto con el diseño, hacen que la red UFB sea accesible y con planes disponibles a precios más baratos que los planes de banda ancha basados ​​en cobre”.

Además de este logro, el gobierno anunció una inversión de 50 millones de dólares neozelandeses (33 millones de dólares) para aumentar el acceso y capacidad de la banda ancha rural, haciendo énfasis en Te Tai Tokerau (Northland), Bay of Plenty, Waikato, Top of South y Canterbury, Gisborne, Manawatu-Wanganui, Auckland y Otago, Hawkes Bay, West Coast, Taranaki, Wellington y Southland.

“Este financiamiento es un complemento a los 15 millones de dólares neozelandeses anunciados en abril de este año, para actualizar las torres móviles congestionadas e invertir en la capacidad de la red rural”, señaló el Ministro de Infraestructura, Shane Jones. Este nuevo financiamiento será para tener disponible la banda ancha en áreas con congestión y estará abierto a cualquier tecnología.

Se utilizará fibra adicional donde sea económico, y banda ancha inalámbrica ISP para llenar los vacíos de capacidad y aliviar la congestión, donde sea viable. El objetivo es conectar a 380 hogares y empresas en Northland.

“La financiación permite a Northpower Fiber ampliar la capacidad de banda ancha mejorada alrededor de Whangarei, Dargaville y Mangawhai Heads”, aseguró Jones. “La expansión será una adición a la red del UFB, y será administrada por Crown Infrastructure Partners aplicando todas las políticas y requisitos normativos”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here