La Comisión de Comercio de Nueva Zelanda realizó un estudio sobre el mercado de servicios móviles. Con base en los resultados preliminares, Stephen Gale, comisionado de Telecomunicaciones, aseguró que los indicadores de competencia, como precio, cobertura y la elección de los servicios móviles, se están moviendo en una dirección positiva para los consumidores.

Nueva Zelanda cuenta con tres operadores de redes móviles establecidos, Vodafone, Spark, y 2Degrees, que se desempeñan bien con respecto a las medidas de calidad. Gale resaltó que sus tarifas móviles son más bajas que los promedios de la OCDE y los consumidores aseguran que les resulta fácil comparar planes y cambiar de proveedor.

Pero la agencia publicó que los precios de los grandes planes de datos son notablemente más altos que en Australia y la cobertura 4G confiable no está “tan extendida”.

El estudio resaltó que, si bien a los consumidores les resulta simple el cambio de proveedor, aún existe cierta inercia al cambio; la Comisión ya trabaja para entender esta apatía.

Para Gale, existen algunas áreas con oportunidad de mejoras, como las tasas de pérdida de llamadas y las brechas de cobertura, en las que un reajuste a los precios de los datos y la asignación de más espectro pueden ayudar.

Está surgiendo una competencia para que los operadores de redes vendan servicios mayoristas, permitiendo que los operadores “virtuales” como Vocus y The Warehouse vendan servicios móviles a los consumidores, sin tener que construir su propia red móvil (OMV). La Comisión ha solicitado presentaciones sobre los resultados preliminares antes del 28 de junio.