Después de un par de meses de rumores, este domingo Nvidia dio a conocer que cerró un acuerdo para adquirir Arm, la empresa de chips de SoftBank, creando así al mayor diseñador de procesadores que buscará explotar las oportunidades de la Inteligencia Artificial (IA).

Nvidia pagará 40 mil millones de dólares por los activos de Arm, de los cuales 21.5 mil millones los abonará por medio de acciones; 12 mil millones, en efectivo; 5 mil millones adicionales en acciones o efectivo si las operaciones de Arm cumple con ciertas metas; e igual se darán 1.5 mil millones a los empleados de Arm en acciones de Nvidia, de acuerdo con un informe de Bloomberg. Esto significa que SoftBank se convertirá en accionista de Nvidia.

Los chips diseñados por Arm se utilizan en gran parte de los dispositivos móviles del mundo, y están presentes en alrededor de mil millones de teléfonos inteligentes vendidos al año, incluidos los equipos de firmas como Apple o Samsung.

En una carta a los empleados, el Director Ejecutivo de Nvidia, Jensen Huang, dijo que la unión con Arm persigue el objetivo de “crear la empresa informática líder en la era de la IA”. Resaltó que la combinación de la tecnología de IA de Nvidia y el alcance de la CPU de Arm permitirá aprovechar oportunidades de negocio en computación en la nube, teléfonos inteligentes, PC, vehículos autónomos, robótica, 5G e Internet de las cosas.

Huang afirmó que Arm mantendrá “su modelo de licencia abierta y neutralidad con el cliente”. Aunque hasta ahora la compañía se ha caracterizado por ser independiente y no competir directamente con sus clientes, la transacción podría replantear el escenario.

Uno de los actores que serán desafiados por la compra de Arm por parte de Nvidia podría ser Intel. Jenser Huang señaló que Arm apostará por invertir en el diseño de chips para la computación de centros de datos, un negocio en el que hasta ahora Intel es el jugador dominante.

El acuerdo todavía está sujeto a aprobaciones regulatorias y podría enfrentar la oposición de los principales competidores de Nvidia en Estados Unidos, así como preocupaciones en el mercado británico, donde Arm tiene sus oficinas centrales.

Por otro lado, Nvidia anunció que construirá un Centro de Investigación en Inteligencia Artificial, en Cambridge, el cual será hogar de una supercomputadora de IA de última generación con CPU de Arm. Asimismo, la firma busca que sea un “hub europeo para colaborar con universidades, socios industriales y nuevas empresas”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here