A partir del 20 de marzo, el regulador británico Ofcom habilitó el esquema de servicio universal de banda ancha, por lo que los usuarios que no cuenten con Internet adecuado podrán solicitar una nueva línea mejorada con velocidad de descarga de 10 Mbps y de subida de 1 Mbps.

Sin embargo, la instalación del servicio podría demorarse debido a que BT y KCOM, las empresas encargadas, están concentrando sus esfuerzos en atender la demanda de conectividad en medio de la pandemia por COVID-19, advirtió el organismo.

Para ser elegibles a servicio universal, las personas tienen que cumplir con una serie de condiciones, como que su única opción para tener una banda ancha de calidad es pagar más de 46 libras esterlinas y no cuenten con alguna alternativa subvencionada en el lugar donde viven.

BT es el operador que conectará a los hogares en este programa, a excepción del área de Hull, donde KCOM es el proveedor encargado. Las compañías cubrirán todos los costos de implementación si son iguales o menores a 3 mil 400 libras; de lo contrario, los usuarios tendrían que asumir el faltante o acceder a soluciones alternativas como el servicio satelital.

Ofcom recomendó a la población del Reino Unido interesada, tanto clientes residenciales como comerciales, que primero se pongan en contacto vía digital con los proveedores de banda ancha para verificar si son elegibles y conocer cuál sería el proceso de instalación.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here