Las RAN abiertas (Open RAN) “han abierto un nuevo camino para abordar” las preocupaciones que existen en Estados Unidos ―en el gobierno y entre operadores― sobre que la tecnología china, incluida la de Huawei, puede exponer a las redes 5G a riesgos de seguridad, dijo el Presidente de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés), Ajit Pai.

En un foro virtual organizado por el organismo, los comisionados de la FCC coincidieron en que Open RAN es una vía para fortalecer la seguridad de las redes inalámbricas; restringir la dependencia de uno o unos cuantos proveedores de equipos; aumentar la innovación y la competencia; e impulsar el liderazgo del país en 5G.

“La llegada de Open RAN proporciona un camino para minimizar potencialmente los puntos de exposición (…); Open RAN puede considerarse análogo a la interoperabilidad segura”, y contribuye a “reducir la dependencia de la fabricación extranjera o proporcionar incentivos para fortalecer la infraestructura física y proteger el software correspondiente de intrusiones”, señaló el comisionado Michael O’Rielly.

Para “asegurar el éxito” de esta tecnología, O’Rielly expuso que debe desarrollarse “sin ningún mandato tecnológico” impuesto por el gobierno; mantener la neutralidad del proveedor, sin favorecer a una empresa o grupo en específico; así como ser un proceso asumido voluntariamente por los operadores.

Aunque la comisionada Jessica Rosenworcel reconoció que Open RAN tiene un gran potencial para la seguridad nacional, puntualizó que “el desafío de ciberseguridad 5G es mucho más grande que simplemente tratar con algunas empresas chinas”.

Rosenworcel afirmó que las restricciones impuestas a Huawei y ZTE “son una solución menor para un problema mucho mayor”. Explicó que la ambición de competitividad tecnológica de Estados Unidos no puede concretarse de manera aislada, por eso se debe construir “un nuevo mercado para equipos 5G”.

La comisionada dijo que el país necesita aumentar las inversiones en investigación y desarrollo en la RAN abierta; lanzar un banco de pruebas de esta tecnología, con operadores, verticales y agencias gubernamentales; constituir economías de escala en este mercado; crear incentivos para producir los chips de próxima generación que exigirán las Open RAN, entre otras acciones.

Además, el comisionado Geoffrey Starks comentó que el país debe explorar la extracción y reemplazo de tecnología china en las redes existentes, y sustituirlas por soluciones O-RAN. Esto ayudaría a fomentar la competencia global con Huawei, capitalizando las ventajas de software de Estados Unidos, y permitir que proveedores alternativas entren al mercado, señaló.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here