La Asociación de Banda Ancha Rural (NTCA), la Asociación de Infraestructura Inalámbrica, la Asociación de la Industria de Telecomunicaciones y la Asociación de Transportistas Competitivos, hicieron un llamado urgente para que el gobierno de Estados Unidos disponga de fondos para que los operadores puedan financiar el reemplazo de tecnología china.

En febrero de este año, el Senado aprobó la Ley de Redes de Comunicaciones Seguras y Confiables, que prohíbe utilizar subsidios públicos para adquirir suministros de empresas consideradas “una amenaza para la seguridad nacional”, como Huawei y ZTE. La legislación también contempla crear un programa de reembolso por mil millones de dólares para que los proveedores rurales puedan retirar los equipos chinos.

Frente a esto, las asociaciones dijeron que es urgente que se liberen fondos porque los proveedores, especialmente quienes conectan zonas rurales, se encuentran paralizados tras el bloqueo para hacer negocios con Huawei y ZTE. Los operadores buscan que el gobierno otorgue al menos 2 mil millones de dólares para la sustitución tecnológica.

La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) está evaluando cuánto costaría el proceso de transición. Sin embargo, hasta que no se disponga del financiamiento, los pequeños operadores no podrán cumplir con las medidas para excluir a Huawei y ZTE de las redes, advirtieron las organizaciones.

En un documento enviado a la FCC, quien administrará el programa de reembolso, la NTCA dijo que sería ilógico exigir que se elimine la tecnología china si no se han proporcionado los fondos para tal fin, como lo establece la ley aprobada por el Senado.

Además, pidió al regulador que tome en cuenta que los proveedores rurales necesitarán más tiempo para adquirir los equipos de reemplazo, pues existen otros retrasos en la cadena de suministro ocasionados por la pandemia de Covid-19.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here