Vodafone y T-Mobile presentaron una demanda en contra de la Oficina Checa de Telecomunicaciones (CTU) en el Tribunal Municipal de Praga, pues no están de acuerdo con los términos de la subasta de frecuencias 5G de la República Checa y argumentan que las condiciones de competencia son discriminatorias, informó la agencia de noticias CTK.

Los operadores no están conformes con las condiciones del roaming nacional, ni con la pequeña asignación de frecuencia en la banda 3.4 a 3.6 GHz, pues la consideran la más baja de Europa, además de que afirman que esto limita su capacidad de ofrecer velocidades de gigabit. Si bien la CTU revisó las condiciones de la subasta tres veces, no tomó en cuenta las objeciones de las empresas.

La subasta fue anunciada en agosto, con el objetivo de atraer un cuarto operador para impulsar la competencia y reducir los precios de los datos móviles. Jirí Janecek, portavoz de T-Mobile, aseguró que las condiciones de la subasta contradicen la normativa vigente, pues no respetan las normas sobre ayuda estatal ni las normas del marco regulador de la Unión Europea (UE) para telecomunicaciones.

Esta demanda se une a la denuncia que presentó en julio O2 (filial de Telefónica) ante la Comisión Europea, en donde afirmó que las condiciones de la competición no cumplen con los estándares europeos y están en conflicto con la legislación nacional y de la UE, indicando que estaban preparando más medidas legales y demandas.

El portavoz de Vodafone, Ondrej Lustinec, indicó que están convencidos de que la Oficina está actuando ilegalmente al anunciar la subasta y se está excediendo en sus poderes, por lo tanto, “no tenemos más remedio que exigir el cumplimiento de las normas reglamentarias en los tribunales”. Declaraciones preliminares apuntan a que más postores desean participar en la subasta, incluidos CEZ, Sazka Mobil, Poda y Nordic Telecom.

La CTU ofrecerá frecuencias en la banda de 700 MHz en una licitación agendada para finales de este mes. El proceso ha sufrido retrasos, pues en un inicio se programó para la segunda mitad de 2019, pero una objeción de la Comisión Europea en el acuerdo de red compartida entre las filiales checas de Telefónica y Deutsche Telekom (matriz de T-Mobile) pospuso el proceso.

“Dados los errores y problemas en las condiciones, se puede esperar que la subasta resulte en enfrentamientos en los tribunales y también en la Comisión Europea”, aseguró Vodafone en un comunicado.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here