El operador francés Orange reportó ingresos por 10 mil 375 millones de euros en el segundo trimestre del año, ligeramente por debajo (-0.4%) de la facturación del mismo periodo de 2019.

Aunque tuvo una caída de ingresos en España (-6.8%) y el mercado europeo (-3.6), sus ganancias en el mercado francés aumentaron 2.7 puntos porcentuales hasta 4 mil 593 millones, en buena parte gracias al desempeño de sus servicios convergentes y la venta mayorista.

También el mercado de África y el Medio Oriente reflejó un resultado positivo, al aumentar 1.3 por ciento sus ingresos hasta mil 401 millones. En esas regiones, el operador observó crecimiento en varios segmentos, incluidos los servicios móviles, fijos y de Tecnologías de la Información.

De acuerdo con su reporte financiero, la facturación de la compañía se vio afectada por la disminución de las ventas de roaming y de equipos, debido a las restricciones impuestas ante la contingencia sanitaria por Covid-19.

Para el primer semestre del año, obtuvo ingresos por 20 mil 769 millones de euros, una cifra 0.3 por ciento mayor respecto a las ganancias del año anterior, y su beneficio neto consolidado se colocó en mil 016 millones, lo que representa una baja de 10.7 puntos tomando en cuenta una base histórica.

Orange dijo que sus gastos de capital disminuyeron 9.9 por ciento debido al aumento del confinamiento en Francia, la disposición de torres no estratégicas en España y la desaceleración de los servicios móviles y tradicionales. El grupo no prevé cambios significativos en su perspectiva financiera para el resto del año.

Sin embargo, destacó que sigue manteniendo su enfoque de invertir en fibra óptica hasta el hogar para expandir el acceso a este servicio, especialmente en su país natal. Hasta junio, los hogares conectables con fibra crecieron 42.7 por ciento en Francia, 21.3 en Polonia y siete puntos en España.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here