Otra mancha más al tigre: Google ejecutó programa secreto para tomar ventaja en su sistema de anuncios en línea

Revelan que Google ha estado recopilando en secreto datos de ofertas de anuncios, lo que le otorgó una ventaja sobre sus rivales en el mercado de publicidad digital.

0
158

Los trapitos sucios de Google están saliendo a la luz como parte de la demanda antimonopolio liderada por el estado de Texas en Estados Unidos, que fue presentada en diciembre de 2020 y que hasta la fecha ya se han unido al menos 15 estados del país.

Según documentos judiciales a los que ha tenido acceso The Wall Street Journal, Google ha operado durante años un programa secreto conocido como ‘Project Bernanke’, que supuestamente ha utilizado para beneficiar su propio sistema de publicidad digital a costa de sus rivales.

Te recomendamos: Gana Google pleito millonario a Oracle

La forma en que operaba Project Bernanke era recopilando datos de compras anteriores de los anunciantes, para dirigirlos hacia el precio que estarían dispuestos a ofertar para asegurar la ubicación de su anuncio.

Google no compartió dichos datos con los editores que vendían anuncios a través de sus sistemas, lo que le brindó una ventaja injusta para dañar tanto a los competidores de la industria como a los editores.

Por si no lo sabías, los anuncios en línea son vendidos a través de subastas que ocurren en el mismo instante en que un usuario carga una página web. Google domina más del 90 por ciento del mercado de publicidad digital y posee dos de las principales herramientas de publicación de anuncios: DoubleClick y Exchange o AdX.

La demanda de Texas alega que Google se llenó los bolsillos con cientos de millones de dólares en ingresos al año, gracias a que tenía acceso a información exclusiva sobre lo que otros compradores de anuncios estaban dispuestos a pagar.

Además, acusa a Google de abusar de su doble rol como representante de compradores y vendedores de anuncios, así como comprador y vendedor de anuncios en sus propias plataformas como Search y YouTube.

El gigante de Internet ha reconocido la existencia del programa, pero en su respuesta defendió su uso alegando que no le parece inapropiado el uso de datos exclusivos para definir sus ofertas de publicidad.

Asimismo, un vocero de Google dijo que la demanda “tergiversa” muchos aspectos de su tecnología publicitaria y señaló que presentarán su propio caso ante los tribunales.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here