En la primera mitad del año, la facturación de Nokia disminuyó 7 por ciento hasta los 10 mil 005 millones de euros, y sólo en el último trimestre bajó 11 puntos hasta 5 mil 092 millones. La compañía finesa lo atribuyó a las afectaciones de la pandemia de Covid-19, que ha reducido las ventas netas en unos 500 millones de enero a junio de 2020.

La crisis sanitaria tuvo un impacto negativo de 200 millones en las ventas del primer trimestre y de 300 millones en el segundo, pues presentó desafíos adicionales a la cadena de suministro, la entrega e implementación. Sin embargo, Nokia espera que la mayoría de las ventas netas se trasladen a periodos futuros, en lugar de perderse.

A pesar de las turbulencias generadas por Covid-19 y de adoptar un “enfoque prudente” en el mercado chino, Nokia reportó una ganancia neta de 85 millones de euros de abril a junio de este año, recuperándose de las pérdidas por 191 millones del mismo periodo de 2019.

En el semestre, perdió 17 millones de euros, una cifra aún negativa pero que contrasta con la pérdida de 632 millones del mismo periodo del año pasado. Por ello, la empresa proyecta que terminará 2020 “con una posición financiera significativamente más sólida”.

Nokia dijo en su informe financiero que se está enfocando en su negocio de acceso móvil y mejorar la generación de efectivo. En el segundo trimestre, observó un flujo de caja libre positivo de 265 millones, frente al flujo negativo de mil millones de un año atrás.

En este segmento, el fabricante finés ha mejorado su cartera de radio, “donde los mapas de ruta se están fortaleciendo, los costos están bajando y el rendimiento del producto está aumentando”, y ha acumulado 83 ofertas de 5G, dijo el Director Ejecutivo de Nokia, Rajeev Suri, quien dejará su cargo a partir del 31 de agosto.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here