Para el equipo de campaña de Trump el gobierno debería administrar las redes 5G

666

El equipo de reelección de Donald Trump para 2020 está respaldando planes para que el gobierno administre las redes inalámbricas 5G en Estados Unidos, informó el medio Politico.

El plan es que el gobierno tome frecuencias específicas en el espectro de 5G y las venda al por mayor a proveedores inalámbricos del país.

Eso también significaría un mayor acceso a los estadounidenses rurales, según el equipo de Trump. “Un mercado mayorista de 5G reduciría los costos y brindaría acceso a millones de estadounidenses que actualmente están desatendidos”, dijo la secretaria de prensa de Trump, Kayleigh McEnany, a Politico.

A principios de 2019, Trump expresó su apoyo al despliegue de conectividad 5G. “Quiero tecnología 5G, e incluso 6G, en Estados Unidos lo antes posible”, escribió Trump en Twitter. “Es mucho más poderoso, más rápido y más inteligente que el estándar actual. Las compañías estadounidenses deben intensificar sus esfuerzos o quedarse atrás”.

El plan, adoptado por el gerente de la campaña de Trump 2020, Brad Parscale, y el asesor Newt Gingrich, implicaría que el gobierno tomaría ondas 5G y diseñaría un sistema para permitir su distribución al por mayor con proveedores inalámbricos.

La idea también está siendo impulsada por una compañía inalámbrica conectada políticamente respaldada por el capitalista de riesgo Peter Thiel.

La industria ya ha mostrado rechazo por el plan, lo que descarta el concepto como no comprobado e inviable.

Pero la campaña de Trump está incluyendo el modelo en un intento por atraer a los votantes rurales que desde hace mucho tiempo carecen de un servicio de Internet decente porque las compañías inalámbricas no tienen un incentivo financiero para ofrecer banda ancha asequible a todos los estadounidenses, incluidos aquellos que se encuentran fuera de las ciudades más grandes.

La compañía que impulsa la más reciente versión de esta idea es una pequeña empresa llamada Rivada, que dice que su tecnología puede establecer subastas para el uso de las ondas de radio y gestionar las demandas de las diferentes compañías que acceden a ellas.

La compañía, sin éxito, hizo una oferta en las ondas inalámbricas para construir una red nacional de seguridad pública, un acuerdo que AT&T terminó asegurando.

En México, Rivada participó en la licitación de la Banda de 700 MHz para la construcción de una Red Compartida, pero no ganó el contrato.

La compañía ha hablado con el Departamento de Defensa y otros cuerpos en Washington, pero no ha presentado una propuesta formal, dijo el portavoz de Rivada, Brian Carney.