Paraguay | Beltrán Macchi: “Es uno de los pocos países de la región que aún no tienen una ley de identidad digital”

54

La Nación

Beltrán Macchi, presidente de la Asociación de Bancos del Paraguay (Asoban), manifestó a través de una entrevista para La Nación que el sector financiero está gestionando con el Congreso el rechazo al veto parcial del proyecto de ley de servicios de confianza.

El banquero argumentó que de aceptarse la ley, Paraguay quedará rezagado en la región, además de estar condenado al atraso y a la inseguridad. Afirmó que un nivel de seguridad alta en la identificación de las personas en sus transacciones financieras va a ser bueno y beneficioso para todos y especialmente para los usuarios de las billeteras de las telefónicas.

– ¿Qué implicaría el aceptar el veto parcial de la ley de servicios de confianza?

Aceptar el veto parcial, el artículo 103 de la ley de servicios de confianza, nos condena al atraso y a la inseguridad. Paraguay es uno de los pocos países de la región que aún no tienen una ley de identidad digital. Por lo tanto, todos los prestadores de servicios digitales, incluidas las instituciones estatales, deben adoptar estándares propios y, en la mayoría de los casos, diferentes para brindar seguridad en el almacenamiento de los datos de los clientes, en el acceso a los mismos y sobre todo en los trámites digitales que hoy son parte de nuestras vidas.

En el caso de las transacciones financieras, el sistema financiero, bancos y financieras, adoptamos estándares altos, equivalentes al establecido en el artículo 103 de la ley, y estos estándares permanecerán con ley o sin Ley. No es el caso de las telefónicas, en particular para una de ellas que para su billetera deberá decidir si seguir exponiendo a sus usuarios y clientes a la delincuencia o se suma a un mundo digital más seguro que todos deseamos para nuestro país.

– ¿Qué acciones pueden tomar desde el sector para poder revertir el escenario?

Desde el sector estamos gestionando con el Congreso el rechazo al veto, arrimando todos los argumentos que desmontan la campaña de temor que se ha difundido con relación a la muerte de los giros, etcétera. Esa campaña fue orquestada con falsedades y medias verdades para inducir a los ciudadanos a rechazar la norma con base en el temor.

Lo cierto es que un nivel de seguridad alta en la identificación de las personas en sus transacciones financieras va a ser bueno y beneficioso para todos y especialmente para los usuarios de las billeteras de las telefónicas y toda su cadena de valor, que bajo el esquema actual permiten que se habiliten líneas de celulares y billeteras electrónicas a delincuentes con identidad falsa, haciendo uso de usurpación de identidad y alimentado los delitos y el crimen.

– ¿Será perjudicial para el sistema mantener el mismo sistema?

Desde Asoban estamos seguros que la cadena de valor de las billeteras de las telcos (compañías de telecomunicaciones); los parlamentarios, que de hecho aprobaron la ley; los ministros del Poder Ejecutivo, los reguladores del sistema financiero; Banco Central, Incoop (Instituto Nacional de Cooperativismo) y Comisión Nacional de Valores, estamos todos convencidos de que un nivel de seguridad alta en la identificación de los usuarios de transacciones financieras es lo que corresponde, porque, además de ser beneficioso para los usuarios, es bueno para el país y ayudará a reducir la criminalidad.

En las últimas reuniones con todos estos sectores, todos manifestaron estar de acuerdo con la premisa de una seguridad alta, tal como lo describe el artículo 103. Solo una telefónica mencionó no estar de acuerdo con la redacción de dicho artículo. Para Asoban, el artículo 103 debe entrar en vigencia ratificando la posición manifestada en dicha reunión y concentrarnos en la reglamentación otorgando gradualidad y proporcionalidad en la implementación.

– ¿Cómo quedaría Paraguay si no aplica esta ley con el artículo 103?

De aceptarse el veto, Asoban insistirá en un nuevo proyecto de ley que permita al país avanzar en el mundo digital. Sin identidad digital verificable con un nivel alto de certeza, no podremos avanzar en la interoperabilidad de plataformas y redes locales y mucho menos con las de otros países. El Banco Central no podrá avanzar en un proyecto de “Guaraní digital” sin una norma de este tipo y quedaremos rezagados en la región. El veto nos condena al atraso.